• Entre 2016 y 2017, los ingresos de Hulu incrementaron en 400 mdd, un crecimiento del 20 por ciento anual

  • Para 2017, la plataforma de streaming tenía ya 17 millones de suscriptores en EEUU

  • El 34 por ciento de la población norteamericana consume los contenidos de la compañía al menos una vez al mes

En un evento en Estados Unidos (EEUU), The Walt Disney Company reveló algunos detalles de su nuevo servicio de streaming, Disney+. Con el poder de Pixar, Marvel, Star Wars y sus propios contenidos, la plataforma promete romper con el mercado del video online. No solo es más barato que Netflix, su principal competidora. Además, la compañía apuntó que podría estar considerando un paquete especial que también incluya Hulu y ESPN Plus.

Pero esos no son los únicos planes que tiene para Hulu. De acuerdo con Bloomberg, la casa del ratón consideraría lanzar la plataforma a escala internacional. En una conferencia con inversionistas, la compañía aseguró que los contenidos del proveedor de video tienen un “atractivo global”. Kevin Mayer, director de operaciones internacionales y directo-al-consumidor de Disney, apuntó que su marca está muy satisfecha con el desempeño del servicio.

Cabe recordar que Hulu era una propiedad compartida de Disney, Comcast, AT&T y 21st Century Fox. Pero tras concretar la compra de ésta última, la casa del ratón ganó control mayoritario de la plataforma de streaming. Su CEO Bob Iger ha reafirmado en otras ocasiones su interés en concretar la compra absoluta de su pseudo-competidora. Y, conforme se va consolidando la Guerra Fría de la industria, podría convertirse en su arma secreta.

La importancia de Hulu para la estrategia de Disney

Hulu es todavía un jugador relativamente menor en el mercado del streaming. En EEUU, apenas el nueve por ciento de la población utiliza regularmente el servicio. Sin embargo, es todavía un agente relevante. 23 por ciento de las personas en el país reportaron tener una suscripción Plus. Y en 2017, obtuvo ingresos por dos mil 700 millones de dólares (mdd). A eso hay que agregarle que es el tercer competidor más grande, solo debajo de Netflix y Amazon.

Dada la relevancia de Disney, Hulu no le serviría para robarle mercado a estos líderes. La compañía es perfectamente capaz de hacer eso con su propia oferta de contenidos. Le sería mucho más útil emplear a la plataforma de streaming para perfeccionar su estrategia de negocios. Es decir, utilizar a esta compañía como un campo de pruebas para medir y experimentar con diferentes modelos de ingresos, tramas narrativas y diseño visual.

Incluso ahora, Hulu ya está encaminándose a este rol experimental. Hace unos días, los directivos de la plataforma comenzaron a sopesar modelos alternativos de ingresos publicitarios. Y recientemente inició una campaña de marketing integrada a cuatro de sus series originales con MillerCoors. Y a finales de enero, rebajó sus precios en casi 25 por ciento. Disney podría intentar muchas otras estrategias sin herir sus actividades principales.

Pero para eso, Disney debe primero alcanzar un trato con Comcast y AT&T para que le cedan su control de Hulu. Y es posible que ambas se encuentren reticentes a dejar ir un canal adicional de streaming donde también pueden experimentar para sus respectivos negocios. Además, en duda también estarían las cuestiones legales con respecto a competitividad. Sin embargo, la molestia bien podría valer la pena, si lo piensa como una inversión a futuro.