• La campaña de Burger King fue realizada por la agencia de publicidad We Believers

  • De acuerdo con Statista, la cadena de comida rápida generó ingresos por mil 650 millones de dólares en 2018

  • Todavía la empresa se posiciona por debajo de Starbucks, McDonald’s, KFC y otras en valor de marca

Hay varias formas de llamar la atención de los consumidores hacia una campaña. Se puede, por ejemplo, hacer uso de un estilo visual llamativo y vibrante, que genere curiosidad. También se le puede dar un nuevo giro a un concepto viejo, para reafirmar la identidad de la marca y reforzar el lazo con los usuarios. Asimismo, se puede apostar por un formato no-convencional para crear discusión y debate en el público. Pero hay una estrategia más efectiva que el resto.

Involucrar a los consumidores, es una técnica de marketing efectiva para cualquier campaña. Esto es porque no hay mejor forma que las experiencias para generar un lazo con los clientes. De acuerdo con G2, el 31 por ciento de los mercadólogos creen que este tipo de iniciativas son más efectivas que el email, el content o lo digital. Por su parte, ATN señala que nueve de cada 10 individuos generan sentimientos positivos por las empresas con estas estrategias.

En este sentido, hay varias formas para involucrar a los usuarios en una campaña comercial. Como los nuevos formatos publicitarios de Facebook, se pueden utilizar contenidos que motiven a los usuarios a participar o “jugar” con el anuncio. Además se puede hacer alguna dinámica a través de redes sociales que fomenten el sentido de comunidad y pertenencia. O bien, como lo hizo Burger King, convertir a los clientes directamente en anuncios.

Una campaña en honor del mal del puerco

La nueva iniciativa de Burger King se llama Food Coma, y fue realizada por la compañía en México. La campaña consta de una serie de fotografías que promocionan su línea de hamburguesas King’s Collection. Estas hamburguesas son las más grandes de su menú. En las imágenes se puede ver a varios consumidores mexicanos durmiendo en los locales de la empresa. Literalmente, las víctimas del mal del puerco son las estrellas de esta iniciativa.

Se espera que los comerciales no solo se transmitan en México, sino también en otras partes de América Latina, Estados Unidos (EEUU) y Europa. Para la campaña, se contrató a un fotógrafo que pasó un mes recorriendo varios Burger King buscando a clientes durmiendo tras una comida. La idea, de acuerdo con Adweek, surgió cuando un gerente comentó que muchas personas, después de consumir su hamburguesa, tomaban una siesta rápida en el local.

De México, con amor, para el mundo

No es la primera vez que una marca utiliza a sus consumidores para realizar una campaña. Warframe hizo una activación en Nueva York en julio pasado, Para esta iniciativa, grabó las reacciones de la gente tras disparar una supuesta arma alienígena. Tanto Carlsberg como KFC utilizaron tweets negativos de sus clientes para lanzar nuevos productos mejorados. Por su parte, Channel 4 se burló de los comentarios negativos de sus televidentes para un anuncio.

Hay dos cosas que destacan de la campaña de Burger King. En primer lugar, es notable que la empresa haya utilizado a los consumidores en una posición tan vulnerable para una iniciativa publicitaria. No solo refleja el tono mucho más atrevido y retador que ha desarrollado la marca a lo largo de los últimos meses. También da a entender que se sabe como una empresa querida en México. De lo contrario, tal vez no se habría atrevido a realizar una idea así.

Precisamente esta relación con México es la segunda cosa notable de la campaña. Con ésta, es la segunda vez en lo que va del año que la cadena de restaurantes ejecuta una enorme idea publicitaria en el país, que después traslada a otras partes del mundo. Parece que el contexto mexicano se está convirtiendo en un atractivo campo para probar iniciativas de marketing de atractivo global. Tal vez es algo que más marcas, fuera de Burger King, deberían considerar.

loading...