De acuerdo con el Índice de Tráfico TomTom, la ciudad con mayor congestión vial a escala internacional es la Ciudad de México (CDMX). Se calcula que, cada año, los automovilistas pierden alrededor de 227 horas de su vida por el tráfico de la metrópoli. Para sus habitantes, estos niveles de sobrepoblación automotriz es un mal que hay que aprender a sobrellevar. Pero Burger King vió una oportunidad para potenciar su modelo de negocio.

La compañía de comida rápida presentó su Traffic Jam Whopper. Con esta campaña, Burger King prometió a los consumidores capitalinos llevar una hamburguesa directamente a su carro durante el tráfico. A través de la app oficial, el público podía ordenar su comida. Después, alguno de los locales de la cadena en tres kilómetros a la redonda entregaría la orden a la persona en su automóvil. Pero la iniciativa es más que un simple servicio a domicilio.

En un video, compartido por Adweek, Burger King presumió los detalles de su iniciativa. El restaurante utiliza datos de tráfico en tiempo real para detectar las zonas con mayor congestión vial. Entonces, utiliza anuncios dinámicos en apps como Waze, así como espectaculares digitales, para promocionar su Traffic Jam Whopper. La iniciativa es tan prometedora, que ya se le quiere extender a Sao Paulo, Los Ángeles y Shanghai.

Publicidad dinámica para Burger King

Con la relevancia del marketing digital, es fácil olvidarse de la efectividad de la publicidad Out-Of-Home (OOH). Pero no solo Burger King ha realizado efectivas campañas comerciales con espectaculares externos recientemente. En 2018, su rival McDonald’s presentó una ingeniosa estrategia para dirigir a potenciales consumidores a sus restaurantes usando partes de su logo. Y de acuerdo con Magna, este tipo de anuncios lograron un buen crecimiento ese mismo año.

Pero lo que más destaca de esta campaña de Burger King es su amplio uso de datos e información. No solo se detectaron los lugares de mayor congestión vial en la CDMX. También se utilizaron estas reflexiones para presentar tiempo estimado de tráfico, cuánto se tardaría un pedido en llegar a un coche y hasta para implementar estrategias publicitarias dinámicas. No solo se trata de un concepto interesante. También tuvo una implementación genial.

Sin embargo, lo que funciona en la CDMX podría no trasladarse a otras metrópolis del mundo. De acuerdo con el Índice TomTom, el tráfico en Sao Paulo, Shanghai y Los Ángeles es entre 33 y 50 por ciento más ligero que en la capital mexicana. Esto podría significar que sus locales tal vez no tendrían tiempo suficiente para preparar y repartir las órdenes. Por otro lado, el uso de big data debería permitirle optimizar el proceso incluso bajo estas condiciones.