• De acuerdo con Statista, para 2021 el ecommerce internacional tendría un valor de 4.8 billones de dólares

  • Reportes apuntan que las apps  de compras son cada vez más populares tanto en México como en el mundo

  • Para 2023, según Statista, el comercio electrónico tendría una penetración de casi 70 por ciento

En cifras de Statista, el mercado nacional de comercio electrónico (ecommerce) alcanzaría, a finales de 2019, un nivel de nueve mil 224 millones de dólares (mdd). Esta cifra se espera continúe expandiéndose a una tasa anual compuesta de 8.6 por ciento los próximos cuatro años. Por esta razón no es raro que eventos como el Hot Sale sean cada vez más exitosos en el territorio. O que cada vez más personas utilicen canales digitales para compras cotidianas.

Algunas compañías, como Amazon, están utilizando el éxito del ecommerce para hacer crecer otras unidades de negocio. Y para otras, como es el caso de Mercado Libre, les permite reafirmar su importancia en el territorio mexicano. En este sentido, Gabriel de Montessus, vicepresidente senior en la unidad de negocios minoristas de Ingenico Group, apuntó en un comunicado que es el momento de aprovechar las tendencias del “nuevo mundo comercial”.

Y para ello, es necesario identificar estas cuatro tendencias.

Los avances tecnológicos

Innovaciones como la Inteligencia Artificial, las terminales móviles y los pagos digitales eran, hace no mucho tiempo, grandes proyectos casi con tintes futuristas. Hoy en día, estos puntos son parte casi crucial del ecommerce. En este sentido, es crucial no solo estar a la par del progreso. Las marcas deben adelantarse e identificar las próximas disrupciones del mercado.

Comprender el cambio de los consumidores

No solo la tecnología cambia. Conforme dispositivos, innovaciones y programas se integran a la vida diaria, también se transforman las necesidades y expectativas del público. Las marcas que quieran estar adelante en términos de ecommerce, deben ser capaces de interpretar estas fluctuaciones. Y, además, actuar acorde a estos nuevos requisitos de los clientes.

Regulaciones en ecommerce

Los negocios deben estar enterados de las legislaciones vigentes, tanto en el entorno digital como en el económico. Asimismo, deben poder asegurar a los clientes (de una forma sencilla, pero fehaciente) que todas las transacciones ecommerce que se hacen en el negocio están en regla. De esta forma se pueden eliminar incertidumbres en la audiencia y fomentar la compra.

Diferenciación, la herramienta contra la competencia

Gracias a la democratización de las herramientas digitales, una simple startup de un par de personas puede ser un riesgo incluso para un conglomerado internacional. Esto es en especial cierto en el caso del ecommerce. Para poder distinguirse en el mar de propuestas, las marcas deben desarrollar valores agregados distintivos. De lo contrario, no podrán llamar la atención.