Cortesía de Marketwatch
  • Según The Intercept, Ring está cada vez más decidido a colaborar con la policía para capturar criminales

  • El video como tal, publicado hace una semana por la marca de Amazon, ha generado 13 mil reproducciones

  • Por otro lado, el tweet denunciando la acción promocional ya reúne alrededor de dos mil interacciones

Dentro de las redes sociales, las marcas tienen un excelente vehículo para distribuir sus mensajes comerciales. Con una inversión suficiente, sus publicaciones y videos pueden llegar a millones de personas. En algunas redes incluso ya es posible que las empresas puedan patrocinar contenidos que hablen de sus marcas, incluso si no vienen directamente de sus canales. Amazon ha aumentado la apuesta, usando ahora fotografías de presuntos criminales.

Motherboard reportó que Ring, la compañía de cámaras de vigilancia de Amazon, empezó a patrocinar un video a través de Facebook. En él, se puede ver a una mujer, captada por uno de sus usuarios con su sistema de seguridad, tratando de abrir un auto. La marca invita a la comunidad local a reportar cualquier información sobre la sospechosa con la policía local. El spot generó algunas críticas en Twitter, que pusieron en duda las intenciones de la empresa.

Los comentarios cuestionan la difusión de la imagen de una persona sin crimen comprobado en un mensaje comercial. En una declaración, Ring confirmó que ha patrocinado contenidos similares en el pasado. Señala lo hace tanto con el permiso del dueño de la cámara como con el número de un caso de policía verificado. Las autoridades locales apuntaron a Motherboard que, aunque no pidieron la ayuda de la marca de Amazon, agradecen “el alcance adicional” de la información.

Amazon y el uso de tecnología en seguridad

No es la primera vez que los servicios de Jeff Bezos se involucran con la policía. Hace un mes, Reino Unido contrató Amazon Web Services (AWS) para guardar datos biométricos para tareas de seguridad. Otras empresas también tienen iniciativas similares. El Ejército de los Estados Unidos (EEUU) colabora con Microsoft en un proyecto de Realidad Aumentada (RA) militar. Y el software de reconocimiento facial de Apple llevó a un hombre inocente a la cárcel en abril.

La iniciativa de Ring enfrenta dos problemas concretos. Por una parte, la marca de Amazon está utilizando la fotografía de una persona en una publicación pagada. La compañía asegura que la inversión es para darle mayor difusión al caso y usa las herramientas de Facebook para limitar su circulación al área relevante.  Pero como lo explica el Digital Media Law Project, es una cuestión que puede llevar a una demanda, en especial si es con fines comerciales.

Por otro lado, está el reto del rol de la tecnología en actividades que pueden dañar a los seres humanos. Amazon se ha enfrentado a esta disyuntiva en numerosas ocasiones. Por ejemplo, la controversial decisión de sus inversionistas de seguir vendiendo software de reconocimiento facial, a pesar de las quejas de accionistas. Pero otras industrias han enfrentado estas dudas por igual, como los algoritmos de conducción autónoma o los asistentes inteligentes de voz.

Es cierto que el video de una persona o el algoritmo de un software inteligente son más o menos imparciales. En el sentido que toda la información recibe el mismo tratamiento. Sin embargo, sus procesos son definidos por seres humanos. Y las personas sí tienen la habilidad de discriminar o manejar de forma distinta ciertos conjuntos de datos. En un mundo ideal, la marca de Amazon no habría provocado más que darle más difusión a un posible crimen.

Sin embargo, las personas pueden saltar a conclusiones sin mayor evidencia. Así, podría estar poniendo en riesgo la reputación de una persona inocente. Eso sin contar que, incluso si resulta culpable, Amazon está usando un caso policíaco para promocionar sus productos. Una acción que, aún si no es ilegal, sí es cuestionable.