Tendencias en Instagram que ya están adoptando las marcas
Imagen: Bigstock
  • Zariance apunta que los anunciantes invierten hasta 23 por ciento más dinero en Instagram que en Facebook

  • La red social crecerá en popularidad a costa de las visitas en Snapchat y su compañía madre

  • En estimaciones de Oberlo, los hashtags más populares son #love, #instagood, #photooftheday, #fashion y #beautiful

Durante las últimas semanas, Instagram ha presentado varias novedades para los mercadólogos. Hace unos días, lanzó Lyrics para sus Stories. Asimismo, habilitó a los usuarios la opción de compartir estos contenidos a través de un link. Y a finales de mayo, introdujo unos stickers para que compañías e influencers pudieran vender directamente productos en su plataforma. Sin mencionar que finalmente, tras presiones, ha hecho IGTV más amigable a anunciantes.

Así pues, Instagram es un poderoso canal para el marketing de las empresas. Según la misma red social, ocho de cada 10 de sus usuarios de hecho siguen a una marca a través de su perfil. Y en cifras de Embed Social, una tercera parte de las historias más vistas en Instagram de hecho pertenecen a compañías. El solo hecho que se sigan produciendo contenidos y artículos para ayudar a los negocios a entender esta plataforma es muestra de su relevancia.

También se debe decir que no todas las marcas tienen una gran estrategia en Instagram. De acuerdo con eMarketer, su adopción en los esfuerzos de marketing todavía era menor al 70 por ciento en 2018. Y aunque la tasa de interacción promedio de uno a tres por ciento es buena, podría ser mejor. El Content Marketing Institute apunta que hay seis equivocaciones muy comunes que evitan que las marcas alcancen su potencial en esta plataforma:

No interactuar con la audiencia de Instagram

Las redes sociales son para generar comunidades. Instagram no es la excepción. Para destacar entre la competencia, es fundamental que las marcas tengan una interacción con sus seguidores. No basta con publicar fotos, videos e historias cada cierto tiempo. También es crucial responder a los comentarios y hacer notar que la empresa de hecho está al tanto de su púbico. Por ello, hay que evitar mensajes pre-armados. La gente valora la autenticidad.

Tener un mal uso de hashtags

Muchas marcas no saben bien cómo utilizar estos recursos. Hay empresas que llenan sus publicaciones con ellos, diluyendo su potencial impacto. Otras simplemente no los utilizan, perdiendo importantes oportunidades de alcance. La clave está en la moderación y la calidad. Solo hay que utilizar aquellos que encajen mejor con el contenido que se sube a Instagram. En este sentido, es crucial monitorear constantemente cuáles están teniendo el mejor impacto.

Recaer demasiado en el mensaje comercial

Todo el mundo sabe que las empresas están en redes sociales por razones de negocio. Pero este conocimiento no es excusa para saturar el Instagram de la audiencia con publicaciones comerciales. El tono de las redes sociales es mucho más libre y relajado. La gente entra a estas plataformas para divertirse y entretenerse. No se trata de eliminar por completo los anuncios de la estrategia. Solo se trata de mezclarlos con recursos más livianos y orgánicos.

Encontrar un balance entre calidad y autenticidad

Se ha repetido innumerables veces que la calidad es mejor que la cantidad en canales digitales. Pero en Instagram, sucede un fenómeno interesante. Entre más producida sea una publicación, foto o video, es percibida como “menos real” por la gente. Y por consiguiente, la tasa de interacción tiende a desplomarse. Las marcas deben crear materiales más sencillos donde el mensaje que se transmita no parezca hecho en estudio, sino por personas de verdad.

Comprar likes o seguidores

No es raro que las compañías utilicen estas estrategias para inflar sus estadísticas en Instagram u otras redes sociales. Sin embargo, son un verdadero desperdicio de dinero. No solo son números vacíos que no hacen nada por ayudar al negocio. Además, cada vez más plataformas se han decidido a emprender acciones legales para luchar contra estos incidentes. Es muchísimo mejor a largo plazo aspirar a una audiencia orgánica y legítima.

Tener demasiadas estrategias y objetivos

Hay un dicho que dice que, “el que mucho abarca, poco aprieta”. Esta máxima universal también aplica en Instagram. Las empresas que intentan hacer todo (obtener leads, generar reputación de marca, llevar tráfico a la página, servir como servicio a cliente) tienden a perderse. Tener una única meta ayuda a estandarizar el proceso, en especial dentro de proyectos pequeños. Asimismo, facilita la definición de KPIs relevantes, así como la ejecución.