• En estimaciones de Zariance, Instagram tiene alrededor de 800 millones de usuarios mensuales activos

  • Por su parte, Facebook tiene una audiencia mensual promedio de dos mil 300 millones de personas

  • Snapchat está hasta abajo de la escala, con “apenas” 187 millones de individuos en su plataforma cada mes

Para todas las redes sociales, es fundamental que las personas pasen cada vez más tiempo en su plataforma. Y es que, de esta forma, pueden vender una audiencia más numerosa y comprometida con la experiencia a sus numerosos anunciantes. Así pues, entre más cortas y escasas sean las sesiones de uso, el flujo de dinero que reciben por publicidad se reduce y viceversa. Este principio será muy productivo para Instagram, pero no para sus rivales.

Un nuevo reporte de eMarketer estima cómo irá cambiando el tiempo promedio que dedican los usuarios en las plataformas Instagram, Facebook y Snapchat en los próximos tres años. La red social principal de Mark Zuckerberg seguirá estando en la cima, sus usuarios pasarán gradualmente menos tiempo en sus contenidos. Para su competidora, la auto-nombrada compañía de fotografía, las sesiones se estancarán en 26 minutos por día.

Al mismo tiempo, el tiempo dedicado a Instagram crecerá de forma acelerada, a un minuto por año. Debra Aho Williamson, analista principal de eMarketer, apunta que el mayor afectado será la red principal de Zuckerberg. “La pérdida constante de usuarios jóvenes en Facebook […] resultó en menos tiempo en su plataforma durante 2018 […]. Menos tiempo en la página se traduce en menos oportunidades para los anunciantes de alcanzar a los usuarios del sitio”.

Video, ¿el futuro de Instagram?

Prácticamente todas las redes sociales están luchando por mantener o crecer su base de usuarios, algunas con más éxito que otras. Hace unos días, Snapchat vio cómo se dispararon sus números con la implementación de nuevos filtros. Para capitalizar el Día del Orgullo LGBTI, Instagram y Pinterest presentaron varias características especiales. Y entre escándalos de discriminación y contenido tóxico, YouTube y Facebook luchan por conservar sus audiencias.

Sobre las estimaciones de eMarketer, Williamson agregó que “la mayor popularidad en el consumo de video digital están poniendo presión en el tiempo que se pasa en redes sociales”. Aunque la experta reafirmó que no necesariamente existe una relación causa-efecto, la conclusión parece consistente con las últimas decisiones de las redes sociales involucradas. Instagram, hace días, cedió a un formato más amigable a creadores y anunciantes en IGTV.

Al mismo tiempo, Facebook ha reducido gradualmente el atractivo de sus contenidos de video. El ataque de Christchurch lo obligó a imponer límites a su sistema de livestreaming. Además, su algoritmo ha auto-generado contenido audiovisual extremista. Y mientras busca promover el contenido original, también se ha negado a eliminar materiales virales falsos. Snapchat, por su parte, tiene proyectos originales que le ayudarán a mantener su audiencia.

Parecería que el video es la nueva frontera que Instagram debe explorar para seguir creciendo. Por supuesto, sería arriesgado que adquiera un formato similar a YouTube u otras compañías de streaming, pero un mayor énfasis en este tipo de contenidos podría ayudarle a crecer. El único problema es que, en apariencia, su desarrollo sería a expensas de su compañía madre. Pero con todos los problemas de marca que enfrenta Facebook, suena a un buen intercambio para Zuckerberg.

Cuando menos su audiencia se quedaría en plataformas de “la familia”. Y así sus usuarios no migrarían a verdaderas redes sociales rivales fuera de su ámbito de influencia.