• En estimaciones de Zariance, Instagram tiene alrededor 800 millones de usuarios activos mensuales

  • Asimismo, la plataforma que diariamente se mandan al menos cuatro mil 200 millones de likes

  • Y cada minuto se publican aproximadamente 46 mil 470 fotos en todo el mundo

Hace casi un año, Instagram presentó la herramienta IGTV. En su momento, la plataforma de video de formato largo fue percibida como una afrenta de la red social a la popularidad de YouTube. Durante las primeras semanas desde su lanzamiento, algunas empresas intentaron colocar contenido comercial en este nuevo canal. Pero con el tiempo, y tras ver su baja tasa de adopción, ha quedado claro para la compañía que es necesario un cambio de dirección.

A través de una publicación en su blog oficial, Instagram apuntó que comenzará a aceptar videos horizontales en IGTV. La red social admite que este movimiento “es una evolución con respecto a donde comenzamos”. A la vez, reafirma que su meta final es “permitir que la creatividad fluya y el nivel de interacción con la audiencia se incremente”. Asimismo, la empresa apunta que la iniciativa responde a la retroalimentación de la comunidad.

Según Instagram, la iniciativa busca que IGT “sea un destino para gran contenido, sin importar cómo sea grabado. Y así, que los creadores puedan expresarse como prefieran”. En entrevista con AdAge, expertos en publicidad y mercadotecnia afirman que la estrategia permitirá una mejor interacción con su industria. Dicen que el cambio a horizontal hará que fluya más y mejor contenido, lo cual a su vez podría abrir las puertas a mayores oportunidades de monetización.

Las prioridades de Instagram

Instagram no será parte formal de la industria del streaming, pero sus acciones se asemejan mucho a las empresas del mercado, en el sentido que todas buscan mejorar su monetización. Para atraer más usuarios, YouTube comenzará a ofrecer su contenido original gratuitamente. Roku y la TV tradicional pelean entre sí y con la marca de Alphabet por capturar anunciantes. Y Netflix, Vimeo y Hulu están experimentando con formas innovadoras para obtener ingresos.

Es claro que todas las compañías de distribución de contenido de video en línea, incluida Instagram, enfrentan el mismo reto. A pesar de su nivel de audiencia, la intensa competencia y la fragmentación del mercado las han obligado a desarrollar modelos de negocio más agresivos. Pero en el camino, las plataformas parecen estar homogeneizando sus métodos: videos horizontales, contenidos originales, publicidad (orgánica o tradicional), etcétera.

Basta observar el ejemplo de Instagram. Su propuesta de IGTV era especial por enfocarse en videos verticales de larga duración. Por supuesto que, de inicio, el formato no resonó con tanta fuerza con el entorno. Pero en lugar de facilitar el trabajo a los creadores de contenido y anunciantes para generar este tipo de materiales, cambió la dirección. Y no es que no haya un interés en estos recursos audiovisuales. Snapchat les está apostando parte de su futuro.

No hay forma que Instagram siga avanzando si su prioridad son las ganancias inmediatas y no un valor agregado diferenciado. Claro, ahora es de las redes sociales más utilizadas de todo el mundo. Pero si quiere meterse a la industria del streaming de video sin una característica que la distinga de sus rivales, tendrá un problema más grave. Si no se compromete con la innovación de sus formatos, la empresa está arriesgando el futuro de su negocio.