• En cifras de Reuters, 240 personas se reunieron a protestar contra Amazon en Paris, 70 en Toulouse y 80 en Lille

  • A través de un vocero, la marca reafirmó estar orgullosa de sus políticas laborales y de protección medioambiental

  • Junto con los chalecos amarillos, también protestaron miembros de la organización Friends of the Earth

Ahora es Amazon el que está en el ojo del huracán de Europa. Según AP, manifestantes franceses han empezado una protesta contra el gigante retail. De acuerdo con los reportes, los contingentes están integrados de activistas medioambientales, así como algunos chalecos amarillos. En datos de Reuters, uno de los grupos más grandes se reunió en los cuarteles principales de la compañía en París. Estos individuos denunciaron las prácticas de la marca.

Específicamente, protestaban los injustos salarios que Amazon presuntamente paga a sus colaboradores. Asimismo, los manifestantes parisinos reclamaron el bajo pago de impuestos de la compañía. Además se reunieron contingentes en Toulouse y Lille, que se quejaron por la forma en la que la marca presuntamente acaba con los negocios locales. En las tres ciudades francesas, también se criticó la contribución de la compañía a las emisiones de CO2 en el país.

La responsabilidad de Amazon con Europa

Varias compañías no han sido bien tratadas por los consumidores y reguladores europeos en las últimas semanas. Hace unas horas, se informó que Facebook tendría que pagar otra millonaria multa a Alemania. A finales del año pasado, así como prohibió el uso de popotes plásticos, pasó una estricta normativa de derechos de autor. Y mientras el público parece abandonar a Huawei por la guerra comercial, los reguladores preparan un impuesto digital.

Tampoco han sido pocas las quejas contra Amazon. A finales de junio, se reveló que la retailer tenía planeado presentar un controversial sistema de vigilancia con sus drones. Semanas antes, se criticó duramente a su marca Ring por una dudosa campaña publicitaria. Y además es de las tecnológicas en la mira de las autoridades estadounidenses.

Con respecto a las protestas en Francia, los temores de los manifestantes no son risibles. La compañía ya ha presentado anteriormente propuestas tecnológicas con el potencial de reducir las plazas de trabajo humanas. Y organizaciones internacionales han demostrado que Amazon debe ser más transparente con sus políticas medioambientales. Así pues, está en sus mejores intereses atender las demandas de los contingentes franceses y en otros lados del mundo.