• Se estima que en cada almacén de Amazon en EEUU, se emplea a más de dos mil personas en varias tareas

  • De acuerdo con Reuters, la tarea más difícil de automatizar en estas instalaciones es de hecho recoger un producto

  • Las máquinas empacadoras pueden completar su tarea entre cuatro y cinco veces más rápido que un humano.

Entre las compañías que más han ayudado a forjar el moderno entorno internacional, se encuentra Amazon. Por una parte están sus servicios en la nube, que ya incluso empezarán a guardar datos biométricos para los gobiernos. También están sus servicios de entretenimiento, como Prime Video, con una oferta de cada vez mayor calidad. Pero encima de todos estos negocios, está su sofisticado negocio retail, que ha llevado a su empresa hasta la cima del mundo.

Pero esta preferencia del público podría evaporarse muy rápido. Un artículo de Reuters apunta que Amazon está realizando una agresiva iniciativa de automatización en sus almacenes de Estados Unidos (EEUU). La función de las máquinas sería empaquetar los productos de los clientes, con cajas personalizadas, sin el apoyo de mano de obra humana. Solo dos aparatos en cada instalación podrían remover hasta 24 trabajos de la plantilla.

A escala nacional, esto podría significar la pérdida de al menos mil 300 plazas de trabajo en todo EEUU. Según Amazon, la inversión de un millón de dólares (mdd) por máquina podría recuperarse en solo dos años. Una de las personas involucradas en el proyecto apuntó que el objetivo a largo plazo es lograr almacenes donde solo trabajen dispositivos. Una vocera de la empresa aseguró que la eficiencia del sistema les permitirá recuperar trabajos en otros roles.

El eterno temor de la automatización y el rol de Amazon

La compañía de Jeff Bezos es líder en automatización retail, pero no es la única con avances en el rubro. A finales de abril, su rival Walmart presentó una locación potenciada por Inteligencia Artificial. El sistema permite hacer más eficiente la gestión de los productos en anaqueles. Y hace una semana, Ford creó un carrito de compra inteligente. Si bien no tiene la autonomía que las máquinas de Amazon, sí tiene algunas funciones independientes.

Claramente, la iniciativa de Amazon en EEUU está en línea con anteriores proyectos. En septiembre pasado, Jeff Bezos impulsó la eliminación de cajeros en sus tiendas físicas. Y hace una semana, la compañía reportó significativos avances para construir un robot capaz de descargar sin ayuda sus camiones de carga. Incluso se ha revelado que tiene sistemas capaces de evaluar el desempeño de los trabajadores para ver si conservarlos o despedirlos.

Pero las máquinas empacadoras reportadas por Reuters también contradicen el eterno discurso de Jeff Bezos sobre la automatización. En noviembre de 2018, el empresario reafirmó que las máquinas “no dominarían el mundo”. Reafirmó entonces que la tecnología no roba trabajos, sino que los hace “más interesantes y de mayor calidad”. Y hace una semana, señaló que los almacenes de Amazon independientes aún estaban muy lejos de la realidad.

Amazon tiene una significativa crisis. No solo sus acciones parecen estar en directa oposición a sus declaraciones históricas. Además, sus avances en pro de la eficiencia pueden poner en riesgo su posición como una de las marcas más queridas de EEUU. Bezos y su equipo deben diseñar un plan de respuesta, donde informen claramente cómo sus ambiciones de automatización generarán más empleo. La opción es quedarse callados y esperar lo mejor.

loading...