McDonalds-Bigstock
Imagen: Bigstock
  • En algunos países, McDonald’s ya ha empezado a reducir la cantidad de juguetes plásticos en sus combos

  • Desde 2013, los ingresos de la cadena de comida han ido decayendo año con año

  • Solo en Estados Unidos, la marca tenía casi 14 mil locales comerciales para finales de 2018

Las Cajitas Felices serían un poco más sustentables en el futuro. De acuerdo con The Drum, McDonald’s acaba de responder a una petición en Change.org. La solicitud en cuestión pedía a la cadena de comida rápida dejar de regalar tantos juguetes de plástico en sus combos infantiles. Hasta el momento, 400 mil personas se han unido al movimiento en la plataforma.

Un vocero de McDonald’s dijo al medio que “la reducción en el uso de plásticos es muy importante para la marca a escala global”. Apuntó que ya tiene un grupo de expertos interno que está trabajando en la producción de opciones más sustentables. Sin embargo, apuntó que tal vez no se podrían ver avances en la iniciativa sino hasta finales de 2019.

McDonald’s (y el resto de la industria) en pro del medio ambiente

La lucha por la conservación ambiental se ha vuelto muy popular entre las marcas en los últimos meses. Hace unos días, se anunció una serie de herramientas financieras para invertir en la conservación de animales en peligro de extinción. Y Corona, tanto en sus empaques como en otras promociones, se ha subido a la tendencia de la lucha por eliminar el plástico.

También para McDonald’s la lucha en pro del medio ambiente es un proyecto regular. A finales de junio, prometió que eliminaría el plástico de sus envases de McFlurrys y ensaladas. Y en mayo realizó una campaña para hacer difusión sobre el peligro que corren varias especies de abejas. Incluso, por la tendencia vegana, lanzó en abril una hamburguesa solo de pepinillos.

Si McDonald’s cumple, podría beneficiar su marca en varios frentes. Primero, hacer caso a una petición de Change.org ciertamente le ayudará a demostrar que escucha la retroalimentación de su audiencia. Y, al deshacerse de tantos juguetes de plástico, también se comprometió a diversificar los regalos de su Cajita Feliz con juegos de mesa y libros. Así pues, su reputación podría verse beneficiada tanto por la parte medioambiental como la cultural y educativa.