Nueva etiqueta de Twitter marcaría contenido controversial de personajes públicos

La iniciativa de Twitter tiene como objetivo denotar aquellas publicaciones que violan sus políticas de términos y condiciones, pero son del interés público

  • Recientemente, Twitter también presentó un rediseño para la interfaz de su plataforma en línea

  • Actualmente, la cuenta oficial del presidente Trump tiene más de 61 millones de seguidores

  • También se reportó que el sitio Reddit cerró la sala dedicada de discusión pro-Trump por su nivel de toxicidad

Muy pronto Donald Trump, y otras figuras políticas controversiales, podrían empezar a recibir un trato “exclusivo” en Twitter. De acuerdo con Bloomberg, la red social acaba de anunciar un nuevo tipo de etiqueta. Ésta solo se aplicaría a publicaciones que rompen con las políticas de la plataforma, pero que no pueden ser borradas por ser del interés público. Esta advertencia ocultará los texto por default, obligando a las personas a leer y aceptar la explicación.

De acuerdo con Twitter, el objetivo de esta política es tratar de limitar la difusión de este tipo de publicaciones a lo largo de su plataforma. Una representante de la red social afirmó que no se diseñó esta política para un solo individuo. Al mismo tiempo, señaló que solo aplicará a oficiales de gobierno con más de 100 mil seguidores. Es incierto si solamente autoridades de Estados Unidos (EEUU) serán sujetas a estos parámetros o si aplicará para todo el mundo.

Twitter contra los contenidos tóxicos

La iniciativa es parte de una tendencia entre varias plataformas de la industria para limitar la propagación de contenidos tóxicos. Ayer, YouTube anunció nuevas características para darle a los usuarios control sobre el tipo de videos que el algoritmo les recomienda. Hoy mismo, Mark Zuckerberg anunció que mejorará la política de Facebook para evitar la difusión de deepfakes. Y hace unos días, Twitter anunció sus logros para reducir la proliferación de cuentas spam.

Cabe destacar que, con esta decisión, Twitter definitivamente hará enfurecer al presidente de EEUU. Ya desde el año pasado, Trump había acusado a la red social de quitarle seguidores sin justificación. La compañía después apuntó que estos ajustes eran parte de sus esfuerzos por reducir cuentas falsas y bots en su sitio. Aún así, la administración quiere ir a la guerra.

Ya el gobierno de Trump había expresado su deseo de poner una demanda masiva contra estas marcas por su “preferencia demócrata”. La política de Twitter solo servirá para reforzar este sentimiento en la Casa Blanca. Pero la determinación de la plataforma es positiva. Y es además una muestra del cambio propositivo que la industria debería hacer para resolver el problema de la difusión de contenido tóxico, sin limitar la libertad de expresión de los usuarios.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo