México y Argentina negocian ampliar su comercio bilateral

Esta semana será clave para la relación comercial de la segunda economía de Latinoamérica (México) y la tercera (Argentina). Es que hasta el jueves, funcionarios y técnicos de ambos países comenzarán a discutir cómo ampliar el Acuerdo de Complementación Económica (ACE) 6.

La idea es ampliar el ACE 6, vigente entre ambos países desde 1986 –actualizado en 2006–, para incorporar productos agrícolas y agroindustriales, según informó la Cancillería argentina, aclarando que se tratará de la segunda ronda de encuentros, ya que el primer contacto tuvo lugar en noviembre pasado en México.

Los ACE son instrumentos que utilizan dos o más países latinoamericanos miembros de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi) cuando desean suscribir un acuerdo comercial entre sí.

El comercio bilateral entre México y Argentina se está renegociando en tiempos en que las relaciones internacionales en materia económica están en un proceso de cambio. La llegada de Donald Trump al poder en los Estados Unidos alteró (o promete alterar) el escenario con el resto del mundo, especialmente con México, uno de sus mayores proveedores. En paralelo, Argentina quiere recuperar mercados y México es una opción más que interesante.

Hoy, el ACE 6 y el ACE 55 (específico para el intercambio de productos de la industria automotriz) explican el 88 por ciento del comercio bilateral. Un intercambio que es mínimo si se tiene en cuenta el volumen de las dos economías más importantes de Latinoamérica, después de Brasil.

“Según las fuentes oficiales, la expectativa principal de la Argentina de cara a las reuniones es ampliar la cobertura del ACE 6 sobre el universo total de bienes, extendiéndola, especialmente, en el sector de productos agrícolas y agroindustriales”, publicó El Cronista.

El objetivo argentino es incrementar las exportaciones argentinas a México y revertir la situación deficitaria que registra el país desde 2008. La balanza se encuentra desequilibrada desde ese momento, con la llegada de mayores importaciones del sector automotor. En 2016, el déficit de Argentina con México alcanzó los US$ 876 millones.

Nuevos horizontes

Argentina quieren empezar a vender autos a México porque necesita acceder a mercados donde colocar su producción, ya que el interno no está bien y Brasil –principal destino de sus autos– ha dejado de comprar. La capacidad instalada en materia automotriz está trabajando a menos del 40 por ciento.

Con esta misma idea, la semana pasada acordó con Colombia la compra de autos argentinos. El objetivo es llegar a vender 30 mil carros y 12 mil camionetas por un monto estimado total de hasta 700 millones de dólares en cuatro años.

Volviendo a le relación con México, a fines de marzo, Juan Carlos Baker, subsecretario de Comercio Exterior, dijo que están “analizando reducir a cero los aranceles a las importaciones de granos provenientes de Brasil y Argentina”. La idea sería ofrecer a Brasil y Argentina una “oferta que no podrán rechazar” en materia de comercio exterior: los mismos términos que los agricultores estadounidenses ahora disfrutan.