• La campaña de Wendy’s está musicalizada con una canción del compositor clásico Vivaldi

  • En este comercial, se promociona la Breakfast Baconator, que debería estar disponible en EEUU desde inicios de marzo

  • También en el video se muestra el Frosty-cino de la marca, una mezcla entre malteada y capucchino

Uno de los temas más comunes dentro de la publicidad es la comparación entre varias marcas rivales. Por ejemplo, tras la Moldy Whopper de Burger King, varias marcas aprovecharon la poco tradicional estrategia de la cadena de hamburguesas para su propia campaña. EBay, en septiembre pasado, lanzó un video donde se burlaba de más negocios por lanzar activaciones de Navidad tan temprano en el año. También Coca-Cola y Pepsi están siempre peleándose.

Este tipo de marketing de rivalidad es un fenómeno muy bien comprendido y estudiado por las expertas de la industria. De acuerdo con Neuromarketing, lo mejor que le puede suceder a la campaña de publicidad de una marca es un negocio con el que pueda desarrollar una gran enemistad. Según Adweek, estas estrategias, bien ejecutadas, resultan en un aumento directo al número de ventas. Y en datos de Content Writers, es una técnica con décadas de historia.

Por supuesto, con el paso de los años las marcas han tenido que ir renovando sus estrategias para monetizar esta enemistad. Lo que antes podía conseguirse con un simple anuncio en print, hoy requiere una coordinación de múltiples canales y equipos creativos. Y es que para que una campaña de rivalry marketing funcione, tiene que se percibida como auténtica por la audiencia. Más importante aún, tiene que representar un golpe contundente a la otra empresa.

Wendy’s lo vuelve a hacer con una campaña contra McDonald’s

Tal vez los mejores ejemplos de este tipo de ataques están en la industria de las cadenas de comida rápida que llegan desde Estados Unidos (EEUU). Ahora, el spotlight lo acaba de ganar Wendy’s, ampliamente reconocida como una de las antagonistas más salvajes y populares en el mercado. En esta ocasión, su precisa campaña de rivalidad está dirigida contra la líder del mercado, McDonald’s. El producto en cuestión es su nueva hamburguesa para el desayuno.


Notas relacionadas


El video comienza con un video en voice-over, donde se muestra la preparación de la nueva hamburguesa de huevo, carne y tocino de Wendy’s. La voz se revela como Mike Haracz, que solía desempeñarse en McDonald’s como un chef corporativo. Al inicio, el hombre se muestra escéptico que la cadena rival de su ex-empleador pueda crear un buen producto en la primer comida del día. Sin embargo, solo hace falta una mordida para que rápido cambie de parecer.

La delicada disciplina de faltarle el respeto a tus rivales

Como esta activación, otras compañías se han encontrado la forma de burlarse de algunas de sus competidoras ingeniosamente. Por ejemplo Arby’s, en el Día Nacional del Sombrero en los EEUU, puso su icónico logo en la cabeza de varias mascotas rivales. Por su parte, Microsoft encontró una persona llamada Mac Book y la convenció de recomendar sus laptop Surface. Y en el último Prime Day, eBay produjo una campaña para criticar a Amazon y el software Alexa.

Estos casos deberían demostrar una situación a las marcas: No es tan fácil crear una campaña que le falte al respeto a los rivales y que, además, se gane el corazón de sus consumidores. La referencia a los competidores debe ser clara y precisa. Pero al mismo tiempo, no tiene que darle demasiada visibilidad a estos otros negocios. De lo contrario, lo único que se logra es que estas compañías ganen reconocimiento de marca sin pagar un solo centavo de su bolsillo.

También es crucial que el golpe sea contundente, pero respetuoso. No se puede caer en un juego de provocaciones o insultos que salte a lo poco profesional. Y es que si se pasa de la raya una campaña, no solo puede provocar el desagrado de una parte de la población. Incluso puede resultar en acción legal de la empresa afectada, bajo el concepto de difamación. Así que, si tu empresa está considerando esta opción, será mejor que la planee cuidadosamente.