• De acuerdo con Statista, Apple apenas tiene el 5.9 por ciento del mercado de las computadoras a escala global

  • Para 2018, la Surface había convertido a Microsoft en un competidor principal en el mercado de las laptops

  • La campaña tiene ya más de 140 mil reproducciones en YouTube, así como dos mil 200 likes

Dentro del mundo de las marcas, las rivalidades entre líderes de la industria abren la puerta a grandes oportunidades de marketing. En Bélgica, McDonald’s y Burger King han librado una gran guerra con activaciones Out-of-Home. Coca Cola y Pepsi, en una campaña durante el SuperBowl, aprovecharon su relación para promover sus respectivas marcas.

También la nueva campaña de Microsoft quiere sacar provecho a su rivalidad con Apple. En un corto video de 30 segundos, la tecnológica se las ingenió para que Mac Book reconociera que las Surface Laptop 2 son mejores. ¿El truco? Buscó a un actor llamado Mackenzie “Mac” Book. Y después lo puso a comparar, en cámara, las características de ambos dispositivos.

El arte de trollear a un rival en campaña

No solo Microsoft es un experto en burlarse de sus competidores. La misma Apple lanzó un ataque similar contra su rival en 2016, cuando calificó a sus iPad Pro de ser “el mejor reemplazo de una PC”. Burger King es una experta de aprovecharse de McDonald’s, como en su galardonada campaña “The Whopper Detour”. Wendy’s también es reconocida por burlarse frecuentemente de otras cadenas de comida rápida en redes sociales.

De hecho, existe ya un término para esta práctica: troll marketing. De acuerdo con Post Funnel una campaña que apueste por estas técnicas tiene el potencial de alcanzar un alto nivel de viralidad. Según Crowdspring, esto se debe a que estas estrategias combinan los sentimientos negativos con los positivos para generar una mayor reacción en la audiencia.

Precisamente por esta mezcla de emociones, el troll marketing es un recurso riesgoso en campaña. Casi siempre consigue viralidad, en especial cuando se trata de marcas referentes en sus respectivas industrias. Pero el tipo de impacto no siempre es positivo. Para las empresas más reducidas, puede significar una gran oportunidad para ganar visibilidad en el mercado. Pero también hay un importante riesgo de crear un problema para el negocio.

Así que, antes de querer subirse a la tendencia, las marcas deben estar conscientes de los riesgos de este tipo de campaña. Asimismo, deben asegurarse que, al momento de implementar la estrategia, su prioridad sea crear una interacción positiva con el consumidor. No desprestigiar a los rivales, ya que esta negatividad bien puede jugar en contra.