• La campaña de Burger King fue producida con el apoyo de las agencias de publicidad INGO, David Miami y Publicis

  • Se espera que la activación empiece a circular en varios países de Europa Occidental y en Estados Unidos hoy mismo

  • Este nuevo movimiento es parte de un impulso de la marca para darle a los consumidores alimentos más “limpios”

Viendo todos los ejemplos del mercado, es claro que las marcas tienen una definición distinta del concepto belleza. Harley-Davidson mostró que su visión de una gran campaña es la que puede decir mucho sin utilizar tantos elementos. Por su parte, Domino’s no puede negar su apreciación por el estilo de los años 90 en su crossover con la serie Cheers. PlayStation, en cambio, empezó a usar un estilo más experimental y fuera de lo común de lo que acostumbra.

Todas estas definiciones y estilos son correctos. La expresión de la belleza, en especial en una campaña publicitaria, no es algo que se pueda explicar con términos estrictos y lógicos. Claro, hay agentes que lo han intentado. Según My Faith Radio, se trata de una cuestión espiritual. En información de Speaking Tree, es una mezcla entre estímulos a los sentidos y conocimiento adquirido. Psychology Today apunta que, en humanos, influye la ropa y varios elementos extra.

Por supuesto, como la belleza es subjetiva, técnicamente se podría encontrar belleza incluso en los elementos y conceptos menos esperados. Así como hay varios objetos o ideas que la gran mayoría de las personas aceptaría universalmente que son estéticos, también hay una serie de elementos en el extremo opuesto. Entre ellas, están los alimentos en descomposición. Pero Burger King, en su nueva campaña, quiere explorar la complejidad de su atractivo oculto.

Una campaña que muestra la “belleza” de una hamburguesa podrida

La cadena de comida rápida acaba de lanzar un relativamente perturbador video como parte de su nueva activación comercial. El video comienza relativamente normal, con una persona que pone una de sus Whopper en un plato con un fondo negro. Después de arreglarla para verse perfecta, Burger King empieza a mostrar la progresión del tiempo. Una vez que han pasado más de 30 días, la campaña muestra una hamburguesa llena de hongos y sin color.


Notas relacionadas


Aunque podría parecer una activación sin razón, de hecho tiene una muy buena explicación por detrás. Con esta campaña, Burger King quiere anunciar a los consumidores que sus productos dejarán de utilizar conservadores artificiales en todos sus productos. De acuerdo con Fernando Machado, director de marketing de la empresa madre de la marca, la meta de este proyecto es mostrar a los usuarios la belleza de lo natural. Y que lo natural se hace feo.

Jugando con el concepto de la belleza

En el transcurso de las últimas semanas, la industria de las hamburguesas ha estado muy activa. Para el Super Bowl, McDonald’s lanzó una ingeniosa campaña donde mostró cuáles son supuestamente las órdenes favoritas de varias estrellas y personajes populares. Por su lado, Postmates lanzó un comercial sobre la obsesión a este platillo cuando tienes un antojo. Y Carl’s Jr. presentó oficialmente a su mascota, Happy Star, en una serie de anuncios cortos.

Pero hay que volver a la situación de Burger King y su curiosa campaña. No se puede negar que se trata de un video perfectamente grabado. Gracias a la forma en la que se produjo el video, la audiencia puede apreciar a la perfección todos los detalles de cada etapa del proceso de putrefacción de su alimento estrella. También hay que resaltar el trabajo que se tomó la marca para arreglar la hamburguesa y hacer que se viera perfecta antes de iniciar la grabación.

Son estos elementos los que proporcionan el mayor contraste a la campaña. Y es que, al final, lo único que está haciendo Burger King en este video es mostrar a la audiencia una simple hamburguesa en descomposición. Algo que es, en teoría, diametralmente opuesto al concepto más sencillo de belleza. Pero a través de estos elementos complementarios, la marca logra ver otro concepto de lo estético. Eso sin contar que, además, logra crear un comercial llamativo.