• De acuerdo con Apple, los usuarios no deberían de notar mucha diferencia en su experiencia de navegación

  • Esto porque la actualización solo refuerza muchos de los protocolos que ya tenía implementados Safari desde antes

  • Por su parte, las marcas dejarán de obtener datos sobre el comportamiento de las personas usando cookies

ACTUALIZACIÓN: Se agrega el tweet de John Wilander, que no se había agregado desde el inicio

Dentro del marketing digital, las marcas tienen un sinfín de herramientas que les permiten tener una precisión sin comparación en otros canales comerciales. Por ejemplo, gracias a la apertura que tienen los usuarios de redes sociales sobre sus gustos y preferencias, es muy fácil servir anuncios en este canal. En plataformas como Spotify y medios de información, se pueden dar comerciales personalizados según el tipo de contenido. En navegación web, están las cookies.

O al menos, solían estarlo. De acuerdo con The Verge, Apple justo tomó una decisión radical y súbita que no le agradará a muchas marcas. La tecnológica decidió actualizar su navegador web Safari para que agentes externos no puedan rastrear el comportamiento de las personas durante la sesión. O en otras palabras, le dió sentencia de muerte a las third-party cookies. El cambio lo explica mejor John Wilander, ingeniero del producto, en un hilo dentro de Twitter:

Según Wilander, las cookies que rastrean el comportamiento  de los consumidores entre un sitio y otro están bloqueadas por default en Safari. La decisión coloca a Apple en la delantera de esta peculiar lucha por la privacidad, que Google prometió implementar hasta 2022. No solo la compañía presumió ser una de las opciones más seguras en el mercado, al menos en este aspecto. También ofreció su ayuda a otras marcas de navegadores para hacer el cambio.

Problemas para las marcas

El tema de la privacidad se ha vuelto muy recurrente en toda la industria digital. Varias marcas, entre ellas Facebook y Grindr, se han metido en problemas con el público y hasta autoridades de gobierno por la forma en la que presuntamente usan los datos de usuarios. Hay también más navegadores que han decidido declarar la muerte a los sistemas de tracking web. Y en su momento, hasta Apple levantó quejas por el mal uso de los datos sensibles de su comunidad.


Notas relacionadas


Desde la visión de los consumidores, este cambio es una victoria decisiva en términos de privacidad. Sin embargo, las marcas deberían estar aterrorizadas con el cambio. Las cookies son una de las mejores herramientas que tienen las empresas en la web para entender cómo se comportan los usuarios en internet. Sin esta información, será mucho más difícil conocer las características de las personas que deciden navegar la red utilizando el software de Safari.

Por otro lado, podría significar una “oportunidad de entrenamiento” para las marcas. Al final, ya se dijo que Google va a eliminar las cookies dentro de dos años. La tecnológica dijo que, en ese tiempo, trabajará con los anunciantes para crear un sistema viable para compensar la falta de esta herramienta. Con Safari como terreno de experimentación, debería ser aún más fácil el hallar una plataforma que permita conocer a los usuarios web sin violar su privacidad en línea.

Alternativas a la cookie

Desde que Google anunció que eliminaría estas herramientas en 2022, algunas marcas han propuesto opciones para compensar esta fuente de información. Por ejemplo, la IAB propuso hace un par de semanas que podría establecerse en login universal para la mayoría de sitios web, que ayudara a los usuarios a proteger su privacidad. Y desde septiembre del año pasado que Google trabaja de la mano de medios como The Guardian en crear publicidad contextual.

Otros expertos proponen más alternativas a las cookies. AdMixer, por ejemplo, señala que las marcas podrían emplear modelos estadísticos para, a partir de los datos públicos de acceso del dispositivo, se puedan obtener perfiles de usuario. Clearcode, por su lado, señala que se podrían usar trackers HTML, que se almacenen en el equipo de los usuarios para no violar su privacidad. Econsultancy también defiende la publicidad contextual por su enorme potencial.