• Ambas versiones del comercial de Lacoste han reunido casi 40 mil reproducciones en solo dos días

  • La campaña Crocodile Inside, de acuerdo con The Drum, cuenta con el apoyo de al menos 13 influencers

  • De acuerdo con la misma compañía, cada segundo se venden dos de sus productos en el mundo

Hay varios conceptos e ideas que están relacionadas con Lacoste. En primer lugar están elementos como moda, lujo y estilo de vida, por los que la compañía ha invertido por años. Pero sus acciones de marketing también le han permitido asociarse a otros principios. Por ejemplo, a la cultura popular y a la protección del medio ambiente. En su nuevo comercial, la compañía también desea ligar su marca a una visión más realista de las relaciones amorosas.

A través de YouTube, Lacoste publicó un nuevo cortometraje. El filme comercial, llamado Crocodile Inside, retrata a una pareja que está peleando. Conforme evoluciona y escala el conflicto, su entorno empieza a caerse a pedazos. El edificio donde están se resquebraja y, eventualmente, colapsa. Pero justo antes del impacto, la pareja decide disculparse y dejar el conflicto atrás. En ese momento, todo el daño parece revertirse y regresan a la normalidad.

El video cierra con la frase “La vida es un deporte hermoso. Según Lacoste, el cortometraje habla de utilizar la “fuerza interna para superar la adversidad”. Asimismo, apunta que esta visión del amor es menos “idealista y romántica” de lo visto en comerciales previos. La campaña, parte del esfuerzo para su 85 aniversario, tiene como objetivo “enfatizar los valores fundamentales de la marca, tenacidad, libertad de mente, de movimiento, y creatividad”.

Lacoste, ¿parte de una tendencia peligrosa?

Cabe destacar que este comercial de Lacoste no está promocionando ningún producto o campaña específica. Su único propósito es llamar la atención y crear brand awareness alrededor de la compañía. En este sentido, es similar al video que Calvin Klein lanzó hace poco con un beso entre dos influencers. En ambos cortos, las compañías mostraron escenas muy alejadas de cómo se reflejan tradicionalmente las parejas románticas en publicidad.

Por supuesto, se trata de dos situaciones distintas. Lacoste tiene un mensaje mucho más esperanzador y complejo que Calvin Klein. En lugar de utilizar el factor impresión, decidió aplicar una narrativa mucho más sólida. Y los resultados se pueden ver fácilmente en las reacciones de YouTube. Mientras que el beso recibió comentarios muy negativos, ambas versiones del cortometraje de Lacoste tienen comentarios mayoritariamente positivos.

Al mismo tiempo, el comercial de Lacoste todavía tiene una visión significativamente romántica del amor. El video refleja que no todo el tiempo una pareja tiene momentos felices y eso es positivo. Pero también parece sugerir que el amor puede solucionar cualquier barrera que enfrente una relación y, desafortunadamente, no es el caso. Especialmente porque, si se toma el edificio como una metáfora de la dinámica, reconciliarse no significa que nada haya pasado.

Es notable el esfuerzo de Lacoste por retratar el amor de una forma distinta. Pero por más loable que sea su intención, su mensaje parece quedarse a medio camino de transmitir una idea realmente significativa. Un problema que Calvin Klein también cometió, con mayor gravedad. Ambas trataron de representar una idea y una visión diferente sobre las relaciones. Pero sin una intención contundente, podrían estar alimentando una tendencia peligrosa.