• Magna también calculó que la publicidad EEUU disfrutará de su onceavo año consecutivo de crecimiento 

  • Se reconoció a los formatos Out-of-Home y los podcasts como los más interesados en la innovación

  • Los anuncios en redes sociales todavía son los que más crecimiento anual tienen, con 31 por ciento estimado

Hay muchos elementos que definen el posible éxito de las empresas. Por supuesto, se debe tener un modelo de negocio sustentable, para evitar grandes pérdidas financieras a futuro. También es indispensable considerar cuidadosamente cualquier inversión, adquisición y fusión, de forma que no se tengan lastres que dificulten la operación dentro de unos años. Sin embargo, uno de los aspectos más cruciales es tener una buena estrategia de publicidad.

Por años, la publicidad se posicionó como un elemento benéfico, casi vital, para las empresas. Según Small Business Trends, permiten a las marcas cambiar visiones negativas o viejas de su negocio, así como obtener visibilidad masiva. Chron apunta que es crucial para atraer nuevos clientes y hacer buenos lanzamientos. Además, según Sapling, es positiva para la misma audiencia, ya que ayuda a establecer una comunicación que va más allá de la compraventa.

Sin embargo, hay un fenómeno interesante en la evolución de la publicidad a escala global. Según Statista, el crecimiento del gasto en estas actividades, a escala global, sufrido grandes altibajos desde 2010. Y desde 2018 y hasta 2021, se creía que iba a desacelerar el aumento en los presupuestos de las marcas. Lo anterior no necesariamente significaban malas noticias, sino una maduración. Pero ahora parece que todavía no termina la evolución ascendente.

Vuelve a despegar el gasto de publicidad

La firma Magna acaba de lanzar sus estimaciones de gasto, actualizadas para esta temporada de otoño. Resalta el hecho que se ha ajustado al alza la proyección de crecimiento para la inversión en publicidad dentro de Estados Unidos (EEUU). Es decir, en el mercado líder de marketing en el mundo, se está experimentando una expansión mucho más acelerada de lo que nadie creía. Ahora, se espera que la industria crezca a 6.3 por ciento anual en 2019.

Durante su estimación de verano, la firma había apuntado que EEUU debería haber crecido a un 5.1 por ciento anual. Es decir, incrementó sus previsiones de gasto en publicidad por más de 0.2 veces. Lo que llama la atención es qué elementos parecen haber motivado este desarrollo. Digital sigue estando a la cabeza en términos netos, pero de hecho redujeron su rendimiento. Quienes mejoraron fueron los canales tradicionales, fuera de la TV local y print.

¿Renacimiento de los medios tradicionales?

No es la primera vez que se sugiere que los medios convencionales son mucho más provechosos en publicidad de lo que se creía en un principio. Tanto el video como el audio han vuelto a cobrar relevancia, a pesar de tener un formato más moderno. Por otro lado, la TV y la radio tradicional han logrado adaptarse, en algunas regiones, a los menores gastos de las marcas. También hay propuestas como Hearst Magazines, que prometen un renacimiento.

De hecho, las cifras de Magna podrían dar a entender justamente que hay un renacimiento de los medios tradicionales. No que se hayan ido en algún momento. Las marcas más exitosas están conscientes que los canales más convencionales todavía tienen un lugar importante en sus estrategias de publicidad. A eso hay que sumarle el hecho que sus contrapartes digitales rápidamente están alcanzando un estado de maduración que se concretará en un par de años.

Ya se ha dicho antes, pero es evidente que el mundo está listo para entrar a un mundo de publicidad omnicanal. Es decir, un entorno donde las marcas intenten estar en contacto con las audiencias en el formato y lugar que sea más conveniente. Siendo que la transformación ya se está gestando, como lo dan a entender las gráficas, entonces el reto para las empresas será otro. ¿Qué negocios podrán ser lo suficientemente rápidos para sumarse a la primera ola?