AT&T ahora no sabe qué hacer con DirecTV (a la que compró por US$ 49.000 millones)

AT&T analiza opciones para DirecTV, compañía que compró en 2015: escisión en una compañía pública separada o una combinación de los activos con Dish Network Corp.

AT&T
Bigstock

La empresa de telecomunicaciones AT&T terminó de adquirir DirecTV por US$ 49.000 millones en 2015.

Con ese movimiento, el consorcio estadounidense se apoderó de la que era en ese momento la principal empresa de distribución de contenidos de TV privados en Estados Unidos y América latina (dueña de SKY, entre otras marcas).

Con la compra de DirecTV, AT&T ganó un mercado estimado en 70 millones de consumidores de televisión de paga que en ese año tenía unos 18 millones de suscriptores.

Pero los tiempos cambian, los escenarios tecnológicos también y, con ellos, los modelos de negocio. La irrupción de los servicios de streaming (primero Netflix y Hulu, después Amazon Prime TV, Disney+, AppleTV plus, entre tantos otros) modificó todo y las grandes empresas barajan y reparten de nuevo sus cartas.

Según publica The Wall Street Journal, el gigante de las telecomunicaciones AT&T está considerando seriamente un nuevo destino de su unidad satelital DirecTV. “AT&T Inc está explorando la separación de su unidad DirecTV, dijeron personas familiarizadas con el tema, una nueva estrategia del presidente ejecutivo Randall Stephenson para hacer que la apuesta de US$ 49.000 millones en el proveedor satelital sea una pieza clave en el futuro del gigante de las comunicaciones”, dice el medio estadounidense.

Entre las alternativas que se analizan hay dos más posibles:

  • Una escisión de DirecTV en una compañía pública separada
  • Una combinación de los activos de DirecTV con Dish Network Corp, su rival en lo que es TV por satélite

Si la decisión es la unión con Dish, podría haber obstáculos regulatorios insalvables. Dish tiene alrededor de 12 millones de suscriptores.

Hay un antecedente: en 2001, el predecesor de Dish, EchoStar Communications, y el antiguo propietario de DirecTV, Hughes Electronics, intentaron fusionarse, pero los reguladores finalmente lo bloquearon argumentando la ley antimonopolios.

En 2014, Dish intentó combinarse con DirecTV, pero finalmente perdió con AT&T.

Luego de la venta, DirecTV tuvo este rebranding.

La compra de DirecTV convirtió a AT&T en el mayor distribuidor de canales de televisión pago de Estados Unidos, por delante de Comcast. La unidad de negocios que agrupa el entretenimiento y la telefonía fija representó el 27% de los US$ 173 mil millones que AT&T tuvo en 2018.

La competencia de AT&T y DirecTV

La decisión sorprende porque los mismos ejecutivos de AT&T han dicho que los millones de suscriptores de DirecTV, combinados con clientes de TV de fibra óptica y los usuarios de teléfonos celulares, le dieron al gigante de las telecomunicaciones la escala necesaria para competir con compañías como Netflix y Walt Disney, en lo que es entretenimiento, y con Alphabet, en el negocio de la publicidad.

Un tema clave es la cantidad de clientes y su lenta pero constante caída.

AT&T agrupó a 26 millones de clientes de TV paga en Estados Unidos después de comprar DirecTV, pero esos suscriptores vienen disminuyendo a medida de que la gente opta por otras opciones de entretenimiento.

También AT&T tuvo su renovación de imagen.

El negocio de la TV paga, que incluye televisión satelital, servicio de video de fibra óptica y canales en línea, finalizó el segundo trimestre de 2018 con menos de 23 millones de clientes.