Las grandes marcas en México vigilan privacidad, Big Tech y entender a los consumidores

Representantes de algunas de las marcas más importantes del país se reunieron la semana pasada para discutir algunos de los temas en su agenda comercial

  • De acuerdo con HKTDC, México tiene una economía de libre mercado valuada en más de un billón de dólares

  • Entre las marcas más influyentes del país se cuentan Coca-Cola y Walmart, así como Facebook, Google y YouTube

  • Dentro de las redes sociales, los negocios con mayor audiencia son, según Social Bakers, Bodega Aurrerá y Walmart

En México, así como en el resto del mundo, las marcas enfrentan un escenario complejo. Varios expertos de mercadotecnia, a mediados del año, reafirmaron que 2019 era un mal año lleno de oportunidades. Por un lado, el escenario político tiende a robarse los reflectores lejos de las empresas. Al mismo tiempo, se han definido tendencias clave que pueden ser tanto benéficas como dañinas para las empresas. Todo depende cómo enfrenten estos retos.

Pero más allá de la visión de marketing, las marcas en México tienen tres temas en su agenda. Durante la primera edición de Teads Talks: InNovation, organizado por la plataforma de medios Teads, se dieron cita líderes de marcas como Nestlé, Chanel, Royal Canin, Kellog’s, etcétera. En el transcurso del evento se tocaron temas como Inteligencia Artificial y tendencias digitales. Pero tres puntos salieron a relucir: privacidad, Big Tech y conocimiento de los consumidores.

La responsabilidad de las marcas en privacidad

En las últimas semanas, ha quedado bien establecido que la privacidad de datos personales es un tema crucial a escala global. Sin embargo, en México, también es un tema importante para el público. Datos recopilados por El Economista apuntan que hasta tres de cada cuatro usuarios en el país han cedido su información personal a una o más marcas y sitios web. Además, según el Sol de México, 85 por ciento teme un mal uso de estos insights.

Dichos temores no pasan desapercibidos por las marcas en México. Nadege Batsalle, media manager de Chanel, reconoció que las empresas en el país deben ponerse en el lugar de los consumidores y pensar en los miedos de privacidad de datos. Por su parte Israel García Rivera, digital marketing manager de Royal Canin, señaló que el camino a seguir es la transparencia. Solo siendo sinceros con el público, dijo, se puede asegurar su confianza.

Big Tech: frenemies y oportunidades

También el creciente poder de las tecnológicas preocupa a las marcas. Erick Tourtel, senior vicepresident de Teads Latinoamérica, señaló que se debe enfrentar a gigantes como Amazon, que son grandes socios publicitarios y una amenaza a los negocios. Erika De Witt, Brand Director de Jaguar Rover, señaló que este reto debe resolverse proporcionando a los clientes una experiencia de compra valiosa. Apuntó que esa será la ventaja sobre los retailers online.

Pero los peligros que la Big Tech supone a las compañías más tradicionales va más allá de la publicidad y las ventas. Según Forbes, sus innovaciones podrían poner en riesgo el sistema financiero internacional. El MIT Technology Review también teme que hagan aún más complejo el entorno de la ciberseguridad, en especial en el entorno político. Además, como menciona Adweek, la disrupción de estas empresas puede ser demasiado para algunas marcas.

Avances y retos para conocer a los consumidores

Sin embargo, entre todo este caos, las compañías de México todavía deben seguir tratando de superar una barrera crucial: entender lo que el público espera de las marcas. Francisco García Piña Ganem, director de medios en Nestlé, reconoció que aun falta “seguir entendiendo cómo hablar con los consumidores allá afuera”. En este sentido, afirmó que todavía a muchas compañías del entorno luchan por actuar con la velocidad y eficacia que necesitan.

Y aunque se trata de una batalla importante, no es ni de casualidad nueva o exclusiva a México. Adweek apunta, basado en cifras de eMarketer, que muchos mercadólogos todavía no logran conectarse con su audiencia ni entender lo que desean de las marcas. Además, descubrimientos citados por Marketing Dive apuntan que muchos negocios fallan en cumplir incluso las demandas más simples de su audiencia.

En este sentido se puede concluir que los retos de los negocios mexicanos, aunque con algunas características locales, son prácticamente idénticos a los del resto del mundo. Algo que debería ser un alivio para las marcas del país. Al menos, pueden estar aliviadas de que. aunque no lo hacen mejor, sí están en el mismo dilema que sus contrapartes globales.