• Únicamente 27 por ciento de los consumidores dejarían de hacer negocio con una marca que pidiera muchos datos

  • Hasta seis de cada 10 usuarios están preocupados por la posibilidad que los sitios web violen su privacidad

  • Tres cuartas partes de la población, además, afirman que no les agrada que las tiendas en línea vendan su información

Una de las principales preocupaciones de la audiencia, en lo que respecta al uso de tecnologías digitales, es la privacidad. No solo hay múltiples casos documentados donde, por un ciberataque, la información personal de millones de usuarios fue vulnerada. Además, varias empresas de renombre han sido amonestada por abusar de la confianza de su público y hacer un mal uso de sus datos. En este sentido, Facebook es el agente más infame de la industria.

Pero la red social está decidida a mejorar la percepción del público hacia su plataforma. Para lograrlo, quiere aprovecharse del poder del café. De acuerdo con The Drum, Facebook quiere abrir múltiples cafeterías pop-up. En ellas, permitiría a sus usuarios entrar y trabajar en sus configuraciones de privacidad. Para motivar a la población a entrar a los locales y formar parte de su iniciativa, la compañía de Mark Zuckerberg ofrecería café gratuito a las personas.

El reto de la privacidad, ¿es responsabilidad de los consumidores?

No es la primera vez que una tecnológica busca escapar de la responsabilidad en privacidad. Microsoft, en un intento para vender su sistema ElectionGuard, apuntó en julio que miles de sus cuentas habían sido vulneradas. Apple maneja una retórica en la que busca alejarse de los datos de sus usuarios para garantizarles mayor privacidad. El mismo fundador de Facebook acusó a los reguladores de no hacer más por crear un marco jurídico sólido en el tema.

A la vez, es necesario que los consumidores mejoren la privacidad de sus datos. Akamai revela que hasta al 44 por ciento de los consumidores no les preocupa de blindar su información financiera. Por su parte, según KPMG seis de cada 10 personas aún esperan que sean las empresas las que los protejan. Además, en cifras de la Middle Tennessee State University, pocas personas de hecho están conscientes de cómo las marcas recolectan sus insights.

Claro, como los negocios que de hecho guardan esta información, redes sociales y tecnológicas tienen una responsabilidad con la privacidad de los datos de sus consumidores. A la vez, es claro que el público cree que todos sus problemas deben ser resueltos por las corporaciones. Aunque son demandas entendibles, también tiene que haber una mejor gestión de parte del público. Cada agente del entorno debe hacer su parte, incluidos los individuos.