• La campaña de Thinx fue realizada con el apoyo de la agencia de publicidad BBDO Nueva York

  • Se espera que el anuncio corra únicamente en EEUU, en al menos 18 de las cadenas más importantes

  • De acuerdo con la marca, se quiere quitar el estigma social alrededor de la menstruación

Uno de los temas más frecuentes en el mundo de las marcas, al menos desde el aspecto social, ha sido la equidad de género. Varios representantes del mundo empresarial, así como un buen número de compañías, han empezado a reconocer el status quo de inequidad. No solo eso, sino que han empezado a mostrar su disposición para cambiarlo. Esto ha generado más de una campaña que muestra las diferentes caras de esta problemática sociocultural.

Hace unas horas, un grupo de empresarias británicas formó el grupo #MeTooPay, que busca exigir pago equitativo para hombres y mujeres. En agosto, Heinz se volvió viral en Instagram por una campaña que mostraba los efectos de la violencia doméstica en Taiwán. Una semana antes, Serena Williams se alió con AllState Foundation para hablar sobre el abuso financiero. Melinda Gates, por su parte, reclutó a comediantes para hablar sobre la brecha económica.

Sin embargo, no todas las dimensiones de la inequidad de género se pueden apreciar de una forma tan clara. Claro, la diferencia entre el pago de los hombres y las mujeres es algo crucial para cerrar la brecha entre ambos grupos. Por su parte, la contra el género femenino es algo que debería erradicarse cuanto antes. Pero también hay factores que son un poco más invisibles al ojo. Por ejemplo, como señala una nueva campaña, el tema de la menstruación.

Una campaña donde los hombres también menstrúan

A pesar de ser una función corporal normal, se ha convertido en un reto sociocultural para las mujeres. No solo tienen que invertir más en artículos de higiene personal. Hay pequeños inconvenientes en la vida diaria que se hacen más graves con la presencia de este fenómeno físico. Thinx, una compañía de ropa interior “a prueba de menstruación”, cree que esta lucha no siempre es perceptible para los hombres. Para ello, creó la campaña Thinx: MENstruation.

En el video, se puede ver a un grupo de hombre que tienen que enfrentar los inconvenientes relacionados a la menstruación. Al principio, se puede ver cómo un niño pequeño tiene su primer sangrado, y temeroso corre a decirle a su padre. La campaña también enseña otras escenas: pedir un tampón a un amigo, ensuciar los pantalones o las sábanas por accidente o que no haya suficientes toallas en la máquina. El video cierra con un mensaje de solidaridad.

¿Cómo fomentar mayor solidaridad en un comercial?

Más de una campaña ha hecho referencia a las dificultades particulares que enfrentan las mujeres por el contexto sociocultural. Body Armor y Megan Rapinoe se aliaron poco después de la victoria de Estados Unidos (EEUU) en el Mundial de Fútbol Femenil para protestar contra las declaraciones sexistas  de Trump. Nike, con Dream Crazier, lanzó un controversial mensaje de apoyo para las mujeres deportistas. Incluso Forbes ha tocado esta profunda desigualdad.

La pregunta persiste a lo largo de cada campaña. ¿Cuál es la mejor forma para que las marcas puedan generar empatía entre la población masculina hacia los problemas únicos de las mujeres? No se trata de un problema menor. Muchos hombres no están realmente conscientes de la magnitud de esta desigualdad y cómo se expresa tan sutilmente en el día a día. Esta misma falta de perspectiva puede hacer notoriamente complejo transmitir cualquier mensaje.

En este sentido, es fundamental que las marcas continúen presentando iniciativas como la campaña de Thinx. Mostrar, visual y claramente, cómo es la realidad de las mujeres a través de los ojos de los hombres parece una herramienta sumamente efectiva para que resuenen estos mensajes. En el peor de los casos, podrían ayudar a darle mayor visibilidad a retos que tal vez no siempre son considerados en la discusión diaria. Cualquier opción sería una mejora.

loading...