• La campaña fue realizada por la agencia Ogilvy con motivo de Día de la Equidad de las Mujeres

  • De acuerdo con Kraft Heinz, la gran mayoría de los hombres en Indonesia no tienen ninguna habilidad para preparar alimentos

  • Como parte de la iniciativa, la marca impartirá lecciones de cocina en 50 escuelas de nivel medio-superior

Cada vez más compañías e industrias se pronuncian en contra de la desigualdad de género. En un principio, solo organizaciones y líderes de opinión solían involucrarse en estos temas. Pero, cada vez más marcas de todos los sectores han realizado acciones contundentes para defender la equidad de oportunidades entre hombres y mujeres. Lo anterior se ha traducido en más de una campaña que concientiza sobre los efectos de esta violencia en la sociedad.

Uno de los ejemplos más recientes viene de parte de Kraft Heinz. De acuerdo con The Drum, la marca está detrás de un video que se ha vuelto viral en Instagram dentro de Indonesia. La publicación, filmada desde la perspectiva de un niño de 12 años, muestra al padre golpear a su pareja por no tener la cena lista en tiempo. La empresa apunta que la campaña es parte de un programa para resolver la desigualdad de labores entre hombres y mujeres en el hogar.

El poder viral de una “falsa” campaña

No es la primera vez que una publicación presuntamente verdadera se hace viral, para beneficio o perjuicio de una marca. En junio del año pasado, un joven de España alcanzó notoriedad por resolver un supuesto crimen en Twitter. Fanta, hace solo días, también se vio afectada por una publicación ficticia. También en Twitter, se hizo viral una imagen que fingía ser de una campaña para promocionar un refresco sabor semen.

De hecho, la autenticidad de una campaña planeada ya es un punto crucial en el marketing. Business apunta que este énfasis es una respuesta al creciente desagrado que existe hacia la publicidad tradicional. Además, como apunta Klear, es de los elementos clave en iniciativas que empleen influencers. Por otro lado, esta técnica tiene consecuencias desagradables. Como expresa Politico, se espera que afecte gravemente los procesos electorales.

¿Vale la pena que las marcas traten de “engañar” a su público con una campaña de este tipo? La respuesta corta es sí, pero se debe realizar con cuidado. No tiene nada de malo realizar representaciones realistas del día a día en una búsqueda de la viralidad. Sin embargo, las marcas deben procurar ser transparentes y sinceras con su público desde un inicio. De lo contrario, su audiencia puede sentirse engañada en lugar de prestar atención al mensaje.