• Según la Oficina del Representante de Comercio de EEUU, el valor del comercio con México es de 671 mil millones de dólares

  • De esta cifra, 299 mil 100 millones de dólares corresponden a productos y servicios que salen de Norteamérica hacia el sur

  • Por otro lado, el país latinoamericano logra vender alrededor de 371 mil 900 millones de dólares a su socio comercial

Una de las naciones más afectadas por la guerra comercial que Estados Unidos (EEUU), y en específico el presidente Donald Trump, ha declarado en contra del mundo es México. Como uno de sus socios comerciales más importantes, el país latinoamericano es de sus principales importadores y exportadores. Sin embargo, el gobierno del ex-magnate ha insistido en utilizar esta relación económica para presionar a su vecino del sur en temas de migración.

Negociadores nacionales, entre ellos el canciller Marcelo Ebrard, están en EEUU en una misión diplomática para negociar las amenazas arancelarias de Donald Trump. Y si bien hace un día la Casa Blanca todavía estaba decidida a imponer tarifas contra México, el presidente acaba de cambiar (más o menos) de parecer. Mediante una publicación en Twitter, el exmagnate dijo que “había una buena oportunidad” de cerrar un trato favorable con su socio comercial.

Trump señaló que, de cerrarse un trato con México, su socio comercial comenzaría a “comprar productos agrícolas y de ganadería en grandes cantidades”. Señaló que, si no se llegaba a un acuerdo, de cualquier forma se implementarían las sanciones el próximo lunes. Según AP, EEUU planea incrementar en cinco por ciento los impuestos en las importaciones del país latinoamericano. Cada mes se incrementarían en cinco puntos, hasta llegar a 25 por ciento.

Destino de la guerra comercial con México

El conflicto de EEUU a escala global impacta en varias dimensiones al país. La batalla contra Huawei no solo amenaza con perturbar la operación local de la telecom. Incluso se teoriza que se podría interrumpir el servicio de internet por la falta de equipos de transmisión de señal. Por otro lado, hay algunos factores a favor. Hay empresas que han decidido tomar el lado de México, al tiempo que algunos productos podrían hacer recapacitar a la Casa Blanca.

A pesar de las declaraciones de Trump, es incierto el estado de las sanciones de EEUU a México. La delegación de negociaciones liderada por Ebrard todavía no ha dado noticias, ni planea darlas hasta tener una solución concreta. Al mismo tiempo, según AP, varios oficiales de la Casa Blanca han dado visiones encontradas del avance y naturaleza de las pláticas. Al mismo tiempo, las autoridades latinoamericanas han hecho ciertas concesiones migratorias.

México tiene mucho que perder si EEUU impone tarifas arancelarias. Claro, en el largo plazo los impuestos también van a herir la estabilidad del país norteamericano. Pero el gobierno de Trump tiene finanzas más robustas que la de su socio latinoamericano. Solo debe doblegar a su vecino del sur. Podrá perder su liderazgo global contra China. Pero si México no diversifica su economía, la Casa Blanca aún tendrá la ventaja a corto plazo en cualquier negociación.

loading...