Aún con advertencia de aranceles, BMW abre planta en México

BMW
Imagen: Bigstock

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, estableció que México no hace suficiente por combatir inmigración ilegal. Desde su perspectiva, los mexicanos que entran a la Unión Americana sin papeles, afectan a su país. Es por ello que advirtió que de no implementar medidas más duras ante esta situación, impondrá aranceles del 5 por ciento en sus exportaciones, creciendo la cifra hasta 25 por ciento de ser necesario, desde el 10 de junio y con miras hasta fin de año.

Más allá del gran catálogo de productos que México envía a EU, la industria automotriz es una de las más afectadas con esto, pues de las empresas de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (IMMEX) que operan en México, 47 por ciento corresponden a este apartado, seguidas por las del sector eléctrico-electrónico, con 27 por ciento.

Unos 457 millones de dólares en partes de automóviles cruzan la frontera entre México y Estados Unidos todos los días, según la Asociación de Fabricantes de Motores y Equipos.

Desde la perspectiva del presidente del Consejo, Luis Aguirre, esta medida propiciaría un sobre costo en la manufactura y un impacto negativo en el proceso de ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

La apuesta de BMW

Ante este panorama, las empresas se mantienen al tanto de lo que puede ocurrir e incluso realizan sus previsiones al respecto. Aún así, para BMW no ha razón para no abrir una planta en San Luis Potosí.

La firma fabricará ahí la Serie 3, uno de los más vendidos del sector, con una capacidad de 150,000 unidades, de las que 5 por ciento será para el mercado mexicano y el 25 por ciento para Estados Unidos y Canadá. El 70 por ciento se destinará a la exportación a otros países. Desde ese punto generará 1,500 empleos directos.

En México, se espera que las ventas mundiales de automóviles superen los 100 millones de unidades para 2020.