• De acuerdo con Statista, Google tenía cerca de 100 mil colaboradores a finales de 2018

  • Los despidos provocaron varias muestras de apoyo interno de parte de ex-colaboradores

  • Los individuos afectados se quejaron del trabajo de la marca con China y El Pentágono

Sin importar la industria, los despidos siempre son vistos como un signo de crisis dentro de las empresas. La salida masiva de empleados, en especial en la base de la pirámide, puede interpretarse como una señal de problemas financieros. Por otro lado, los recortes en el círculo gerencial más alto indican que se está viviendo una revolución en el estilo de negocio. Cuando los afectados son los directivos C-Suite, el problema puede ser de dimensiones de escándalo.

De cualquier forma, los despidos son algo que las empresas deberían evitar a como de lugar. Esto porque sus efectos sobre el negocio son particularmente negativas. Según Entrepreneur, puede llevar a la posible pérdida de propiedad o secretos de la compañía. Chron, por su lado, apunta que también provoca un incremento en los costos mismos de la organización. Incluso puede resultar, como apunta INC, en la salida continua de todavía más talento de gran calidad.

Así pues, las empresas deben tener un acercamiento muy cuidadoso a los despidos. No solo se debe de crear un entorno laboral y de contratación que reduzca al mínimo la posibilidad de un recorte en el futuro. Si llega a ser necesario prescindir de los servicios de algún colaborador (algo inevitable en algunos casos), la forma en la que se termina la relación laboral debe ser la indicada. De lo contrario, puede generar muchos dolores de cabeza en el futuro no tan lejano.

Google recibiría demanda por despidos presuntamente injustos

Hace una semana, la subsidiaria más grande de Alphabet saltó al foco de atención mediática tras llevar a cabo cuatro controversiales despidos. Los colaboradores aseguraban que Google terminó su relación laboral no por hacer un mal uso de la información personal de otra gente dentro de la empresa, como aseguró la marca. Argumentaban que todos estaban involucrados en protestas contra ciertas prácticas de la compañía. Ésta habría sido la verdadera causa.


Noticias relacionadas


Ahora, The Verge reporta que los colaboradores afectados (Laurence Berland, Paul Drake, Rebecca Rivers y Sophie Waldman) presentarían una demanda contra Google. En específico, la acusarán de prácticas laborales injustas, particularmente castigar el activismo interno que está legalmente protegido. La queja fue presentada ante la Junta de Relaciones Laborales de Estados Unidos (EEUU). Ahora la institución investigará el caso y decidirá si proceder o no.

Mayor presión sobre Google

Curiosamente, 2019 fue un año plagado de despidos de alto nivel. Octubre pasado se colocó como uno de los meses con mayor cantidad de salidas de CEOs. Hace unos días, Mercedes-Benz anunció que recortaría al menos 10 mil empleados, 10 por ciento de ellos directivos. Para marzo pasado, el sector retail ya había registrado más de 41 mil plazas eliminadas en menos de dos meses solo en EEUU. Incluso en México se ha alcanzado a ver el temerario fenómeno.

Fuera de lo que está ocurriendo en otras marcas y compañías, ¿qué impacto podría tener esta nueva demanda en el negocio de Google? Si llegara a proceder la queja de los ex-empleados en la Junta, entonces la marca se vería envuelta en una batalla legal con sus ex-empleados. Aún si estos controversiales despidos no representan un costo tan alto, sería en definitiva una inversión que, si jamás hubiera sucedido este escándalo, jamás tendría que haberse realizado.

Por supuesto, también habría que considerar los efectos de marca que podrían tener estos despidos presuntamente injustificados. Desde hace muchos años que Google presume tener una organización innovadora y diferente a la de empresas más tradicionales. Sin embargo, a lo largo de los años esta imagen se ha ido desmoronando. Si a la marca le interesa conservar esta reputación, sería útil que mejorara sus procesos de interacción con sus colaboradores.

loading...