• La campaña de Domino’s fue creada con la ayuda de la agencia de publicidad CP&B

  • Para el anuncio, las dos compañías crearon una locación que combinara el estilo de Cheers con el de la cadena de pizza

  • El video, además de usar una grabación original de la serie, la combinó con una grabación actual del actor para Norm

Hay un tema en común en muchas de las iniciativas comerciales de las mayores marcas en el mercado los últimos meses: la nostalgia. Cascade apostó por una pareja muy popular de las películas de terror del siglo pasado en su más reciente campaña. La película de Sonic, gracias al peso de su franquicia en la era dorada de los videojuegos, no temió en usar este legado en su activación promocional. El último anuncio de Mini es la celebración al pasado de la marca.

Ya se habló en repetidas veces sobre el poder de la nostalgia en una campaña de marketing De acuerdo con Becore, como se trata de una emoción tan poderosa, entonces también ayuda a tener una conexión más valiosa con los consumidores. Hubspot apunta que además permite crear fenómenos como un incremento tanto en el buen humor como el autoestima. Por otro lado, Chief Marketer señala que no es una herramienta 100 por ciento efectiva en todo caso.

Si bien la nostalgia no es infalible, cuando está bien empleada permite incrementar el poder de casi cualquier campaña publicitaria. El principal reto es que este sentimiento no es provocado por las mismas cosas para todo el público. Hay temas que resuenan mejor con los jóvenes, a la vez que otros son mucho más efectivos entre la población mayor. Sin embargo, hay cosas que pueden llegar a trascender estas barreras generacionales. Como un buen programa de TV.

Cheers regresa en esta campaña de Domino’s

Una de las principales cadenas de pizza en el mundo acaba de aprovecharse de este factor en su más reciente activación comercial. Domino’s quiere promocionar su Pie Pass, una función dentro de su app oficial que permite a las personas ordenar desde su casa y, cuando esté lista, solo pasar a recogerla en el mostrador. Para eso, creó una campaña inspirada en uno de los programas de TV más populares de la década de los 90: la clásica comedia familiar Cheers.


Notas relacionadas


La campaña empieza con el anuncio enfocándose en un letrero de Domino’s, con un estilo que es más cercano al del local que le daba su nombre a la serie. Entonces se reproduce un clip de George Wendt, que interpretaba a Norm en el programa, incrédulo por que la mujer no sepa quién es. De acuerdo con la cadena de comida, el anuncio utilizó video original de la serie para simular que la acción es parte del programa original. Incluso se usó el tema original del show.

Referencias infinitas a un pasado mejor

Ya hace unas semanas que Domino’s había aplicado esta misma estrategia. La cadena de pizza recreó, también en una campaña para una de las funciones de su app, la icónica danza de Tom Cruise en la película Risky Business. También otras empresas han realizado estrategias similares para sus respectivos productos y servicios. Muchas de las líneas de juguetes Funko están basadas en este sentimiento. Y McDonald’s revivió en 2019 sus figuras más populares.

Pero el uso de la nostalgia en marketing parece haberse descontrolado ligeramente con el paso del tiempo. Por supuesto, no tiene de malo recordar a la gente sobre el añorado pasado con el objetivo de vender un producto o servicio. Al final, este tipo de campaña siempre ha sido muy efectiva y popular. Sin embargo, también parece reflejar un cierto desgaste creativo de parte de las marcas y las agencias. Casi como si no hubiera buenas narrativas actuales.

De nuevo, no es negativo rememorar el pasado para generar una conexión valiosa con todos los consumidores y usuarios. Pero, también es importante que una campaña muestre, de vez en cuando, que puede crear mensajes novedosos y que hagan referencia al presente. De lo contrario, no solo es posible terminar creando un cansancio entre los consumidores. También se elimina el reto por innovar que debería estar en el corazón de cualquier equipo comercial.