Desde hace algunos años vivimos un boom de las plataformas de video en streaming, sin duda, mucha de esa responsabilidad se le atribuye a Netflix, pero es un negocio  jugoso en el que las grandes productoras de contenidos quieren participar.

Hablamos de una industria que se ha vuelto millonaria, sólo para el cierre de este año el Video Streaming on Demand  (SVOD ) representará ingresos por más de 24 mil 837 millones de dólares a nivel global, y se espera que para 2023 supere los 28 mil millones, de acuerdo con datos proyectados en Statista.

Netflix pegó primero, pero atrajo rivales

La plataforma de Los Gatos, California encabeza del sector, de tener sus orígenes como un videoclub allá por 1997, se convirtió en líder en la industria del entretenimiento, y hoy cuenta con más de 139 millones de suscriptores a nivel mundial, a tiempo que genera ingresos por más de 15 mil 800 millones de dólares (2018).

Sin embargo, su popularidad con el público atrajo la atención de otras compañías, como Hulu, YouTube y Apple TV+ en Estados Unidos y otros países, lo mismo sucedió en diversos mercados, como Blim y Claro Video en México, o Movistar Play, en España, por citar algunos ejemplos. Pero, sin duda es Amazon Prime Video una de las que mayor competencia le Bezos rápidamente ha ganado adeptos y, al igual que Netflix, mucho se debe al catálogo de contenidos que ofrecen al consumidor, así como a una de las grandes virtudes de los contenidos on demand: que el usuario tiene la noción de que puede consumir las series y películas de su elección cuándo y donde quieran.

Disney+ cambiará el juego

Sin duda, el crecimiento de la oferta es una respuesta directa a la creciente demanda, las audiencias hoy quieren tener mayor control de los contenidos que consumen y una menor cantidad de publicidad, dos cosas de las que adolece la televisión convencional.

De ahí que las grandes productoras de contenidos se estén sumando a esta tendencia, se sabe que Warner Media lazará su plataforma, mismos planes tiene NBCUniversal, pero la que más impone es Disney+.

“Disney+ marca un audaz paso hacia adelante en una nueva y emocionante era para la compañía, en la que los consumidores tendrán una conexión directa con la increíble variedad de contenido creativo”, señaló el CEO de Disney, Bob Iger al presentar la plataforma ante inversionistas.

El servicio de streaming de la casa de Mickey Mouse llegará con una agresiva estrategia de negocio y variedad de contenidos, algo que le podría poner un panorama muy oscuro a Netflix.

Pues, aunque será lanzada oficialmente el 12 de noviembre en Estados Unidos y Canadá, para después llegar progresivamente a otros mercados, desde su presentación oficial acaparó la atención El incluir una gran cantidad producciones ya conocidos, así como contenidos originales de sus principales franquicias como todas sus princesas, los clásicos como el Libro de la Selva, Dumbo, Peter Pan, y los emporios de Star Wars, Marvel, e incluso Los Simpson, sumado a un precio de 6.99 dólares mensuales, hacen difícil que alguien rivalice, pese a que Netflix invirtió el año pasado más de 13 mil millones de dólares en su programación original, según datos de The Economist, y parece que piensa incrementar su presupuesto. Indiscutiblemente esto supone un reto importante no sólo para la compañía de Los Gatos, California, sino para todas las plataformas existentes en el mercado. Sin embargo, la clave no estará en la cantidad, sino en la calidad del contenido.

Así lo considera el propio CEO de Netflix, Reed Hastings, quien al ser cuestionado sobre la inminente llegada de competidores como Disney y Apple, dijo que más que ponerlos en aprietos, los estimula. “Estas son compañías increíbles, grandes y bien financiadas … pero siempre haces tu mejor trabajo cuando tienes grandes competidores”, dijo el ejecutivo en un evento reciente celebrado en Los Angeles.

Lo cierto, es que será difícil que se vean fugas masivas de usuarios, la diferencia estará en la cantidad de tiempo que inviertan en consumir los contenidos que ofrezca cada plataforma. ¿Cuál será la que gane? Cada actor tiene franquicias con un fuerte engagement, la diferencia estará en lograr que ese vínculo sea profundo y más longevo que el de sus competidores.