Alerta en Panasonic: Tesla usará baterías marca LG

La empresa surcoreana LG Chem suministrará baterías para los modelos que Tesla fabrique en China, su primera planta fuera de los Estados Unidos. Panasonic es su tradicional proveedora.

Bigstock
  • El gran negocio detrás de los autos eléctricos es el de las baterías

  • La autonomía fue siempre el talón de Aquiles de estos impulsores 

  • Tesla firmó con la surcoreana LG Chem para que le proveea baterías para los autos que producirá en China

La gran mayoría de las marcas del mundo están desarrollando autos impulsados a electricidad. El motor a combustión interna, se sabe, tarde o temprano será cosa del pasado.

Con mayor o menor grado de avance, desde Toyota hasta GM, pasando por fabricantes coreanos, chinos y europeos, todos están llevando adelante proyectos de este tipo. Muchas veces en asociaciones entre los fabricantes para abaratar los altos costos de desarrollo.

Un elemento clave en los carros eléctricos es la autonomía. Es que si bien aventajan a los de combustión interna porque son más ecológicos, más limpios, menos ruidosos y hasta igual de veloces, el tema más temido por los futuros compradores es el de los acumuladores de energía o baterías.

Es por esto que todos los fabricantes están embarcados en proyectos relacionados con la fabricación de baterías, algunas llevando adelante sus propios desarrollos y otros asociándose con compañías del sector.

En julio, por caso, se conoció que Toyota producirá baterías eléctricas en asociación con BYD, la gigante china especializada en este tipo de vehículos que tiene un fuerte apoyo del gobierno de Xi Jinping.

El acuerdo se suma a otro firmado con Contemporary Amerex Technology, también de China.

El proveedor natural de Toyota es Panasonic Corp, pero por el volumen de modelos que fabricará sabe que necesitará más baterías de las que la nipona podrá manufacturar.

Tesla y LG

En este sentido, este viernes se conoció que Tesla acordó comprarle baterías a LG Chem, la compañía surcoreana que también fabrica smartphones y que viene sufriendo una fuerte caída en el market share de ese mercado.

Tesla las usará para los vehículos eléctricos producidos en China, según publicó Bloomberg.

Las baterías fabricadas por LG Chem se utilizarán en automóviles Modelo 3 fabricados en la planta cerca de Shanghai, la primera de Tesla fuera de los Estados Unidos. Aunque se espera que también impulsen al Modelo Y cuando éste comience a producirse.

El acuerdo no es exclusivo con LG Chem, lo que significa que Tesla podría adquirir baterías de otros proveedores (especialmente chinos) a medida que la producción crezca. China es un mercado pionero en lo que respecta a vehículos EV. De hecho, allí se vende la mitad de los autos eléctricos del mundo.

Entre los posibles próximos proveedores chinos está Contemporary Amperex Technology, la misma que firmó con Toyota.

Además, Tesla tiene una relación de larga data con Panasonic Corp, ya que la japonesa fabrica baterías en los Estados Unidos para la marca de Elon Musk desde los comienzos de la compañía.

tesla
Imagen de Bigstock

Para LG Chem el negocio es vital, ya que ganar pedidos de un cliente de tan alto perfil como Tesla puede ayudarla a profundizar su presencia en el creciente mercado de los autos eléctricos.

Apenas conocida la novedad, las acciones de la compañía surcoreana subieron un 3% en Seúl.

Ingresos de LG Chem del año fiscal 2009 al año fiscal 2018 (en miles de millones de dólares estadounidenses). Statista.

LG Chem es el segundo mayor fabricante mundial de celdas de batería de iones de litio. Tiene acuerdos con Volvo, Renault y General Motors.

China es un gran mercado pero hay que tener cuidado, en especial las marcas extranjeras. Es que si bien las ventas de vehículos eléctricos están aumentando, el crecimiento se está frenando por la decisión de Pekín de eliminar gradualmente los subsidios a las compras de vehículos eléctricos.

Tesla también se enfrenta a una dura competencia. O más bien dos.

Por un lado, BYD, está el mencionado gigante chino de vehículos eléctricos respaldado por Berkshire Hathaway (con Warren Buffett por detrás). Por otro, por el desembarco de rivales premium como BMW y Daimler, que están comenzando a llevar sus modelos eléctricos a ese mercado.