No es nada nuevo referir que el apparel, es uno de los innumerables sectores que han resentido mucho el contexto actual, incluso gigantes como Inditex -dueños de Zara, Mango, Bershka-, la sueca H&M y la estadounidense Authentic Brands Group (ABG) -dueña de Aeropostale, Forever 21 y Nautica-, han enfrentado dificultades.

Sin embargo, es claro que todas y cada una de las firmas que participan en este sector, buscan la fórmula para poder no solo resistir el periodo de crisis, sino para re-conectar con los consumidores y posicionarse como la mejor opción para realizar compras.

Los cambios de dos gigantes

Al respecto, en los últimos meses hemos visto como las gigantes de la moda de alto consumo han tenido que ajustar sus estrategias para ser (más o verdaderamente) omnicanales; marcas como Zara, Mango, H&M, o Gap han anunciado ambiciosos planes de crecimiento vía comercio electrónico.

Ya sea reforzando canales, mejorando experiencia de compra o lanzando nuevas tiendas online, apoyándose de los recursos que aún se pueden emplear de las tiendas físicas y, sobre todo, integrándose con la reapertura de establecimientos, todo en conjunto se ha convertido en la norma que todas las players deben seguir.

En ese sentido, firmas como H&M, han destacado que pese a la obvia desaceleración de las ventas en tiendas de ladrillo y mortero, las ventas online han crecido alrededor de un 36 por ciento, según su más reciente reporte financiero. Y, en consecuencia, la firma sueca dijo que está acelerando el “trabajo de transformación en digitalización, cadena y logística”.

Esto, de acuerdo con Helena Helmenrsson, CEO de H&M, es debido a que durante la pandemia “se hizo claro que cuán importante es que los canales digitales y físicos interactúen para responder a las necesidades de los consumidores”.

Una postura que comparte uno de sus principales rivales en el sector como lo es Inditex. Los dueños de marcas como Zara, Mango, y Bershka, entre otras, es apostar fuerte por el comercio electrónico para hacer más ‘completa’ a experiencia que le ofrecen a sus clientes.

La firma de origen español apunta a invertir unos 2 mil 700 millones de euros en un plazo de dos años para acelerar la transformación de su concepto de “tienda integrada”.

Al respecto, Pablo Isla, presidente de Inditex, señaló recientemente que el grupo “acelerará y ampliará su estrategia de anticipación a la transformación digital”, porque el “futuro estará vinculado al servicio permanente al cliente allá donde se encuentre, en cualquier dispositivo, y en todo momento”.

El camino que las marcas están siguiendo

Sin duda, el confinamiento y el cierre de tiendas están acelerando la migración al comercio electrónico. De acuerdo contados difundidos recientemente por Mercado Libre, con un aumento de hasta 130 por ciento de nuevos vendedores en los últimos meses.

Lo interesante de acuerdo con la plataforma, es que estos nuevos sellers, no son sólo pymes -que es bueno que esto negocios apuesten por lo online-, sino que grandes retailers como C&A, Sexy Jeans, Grupo Martí, Kipling y Prada también abrieron sus tiendas oficiales. “La coyuntura y la necesidad motivaron estos cambios acelerados en nuestra plataforma, pero a la vez es algo en lo que venimos trabajando desde hace mucho tiempo y que seguiremos haciendo en los siguientes años”, explicó en su momento David Geisen, director general de Mercado Libre México.

Y este es un camino que se mantendrá alargándose, pues cada vez más marcas incursionarán al comercio electrónico por lo que la clave estará en la experiencia del cliente; ejemplo de ello es que los dueños de Zara y otras firmas (como Burger King) han implementado estrategias a través de WhatsApp.

Dado este contexto, los indicios que expresan firmas como Indtex y H&M son claro para ellas, como para gran parte de las players del sector, pero serán solo aquellas las que logren capitalizarlos las que logren permanecer vigentes y relevantes para los consumidores.

Esto es clave en un año en el que, de acuerdo con un reciente reporte de GlobalData, se prevé que el gasto global en la industria minorista caiga un 3 por ciento durante 2020, equivalente a aproximadamente 549 mil millones de dólares.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299