La pandemia dejará cambios irreparables en los hábitos del consumidor y para las marcas, tiendas y demás puntos de venta será vital entender que, aunque el precio seguirá siendo un driver de compra, no será el factor determinante.

Y es que esta crisis de salud dejó hábitos y cambios contundentes en el consumidor que de manera natural e inevitable se reflejarán en sus hábitos de compra.

El nuevo consumidor

Cuando menos así lo indica un estudio firmado por Psyma el cual indica que 3 de cada 4 consumidores dice que el paso del COVID-19 le dejará algún cambio permanente dentro de su vida.

Por ejemplo, de estos, 30 por ciento tendrá más higiene, 22 por ciento estarán más unidos con sus familias, 17 por ciento cuidará más su salud, 15 por ciento ahorrará más, 12 por ciento tendrá más conciencia sobre las enfermedades, 9 por ciento valorará más la vida, 7 por ciento estará más preparado ante otra contingencia y 7 por ciento cuidará más el planeta.

Ante escenario,  un reciente estudio realizado por Ernst & Young anticipa que,. después de la crisis, se desarrollarán 4 tipos de consumidores que nacerán en medio de la pandemia y que se quedarán para ser atendidos por las marcas.

En este juego, aunque existirán motores que se mantengan como impulsores de compra, llegarán nuevos drives que deberán ser considerados por los equipos estratégicos detrás de cada marca y sus tiendas.

El juego alrededor de los puntos de venta

Sin duda, uno de los cambios más evidentes se sentirá en la relación del consumidor con los puntos de venta físicos.

Y es que estos espacios no sólo deberán de adoptar las nuevas medidas desprevención y seguridad dictadas por las autoridades de salud, sino que además se verían obligadas adaptar con mayor fuerza los canales digitales.

Con esto en mente, los motivadores para elegir el punto de venta serán totalmente distintos a los que se tenían ya ubicados en el radar.

Como lo indica  Lenita Vargas, Directora de Retail en Latam de la División Worldpanel de Kantar “aunque el precio siempre está en una posición alta, ya no lidera el factor de elección, al igual que los aspectos de ejecución están en segundo plano, como un requisito de variedad y atractivo para las promociones. Los atributos de ahora están siendo impulsados por la preocupación, que va en aumento, por la salud”.

Nuevos exigencias para las tiendas

Con esto en mente y, considerando las tendencias vistas a lo largo de la emergencia sanitaria en el continente latinoamericano, Kantar a revelado que la preferencia hacia una tienda o punto de venta se determinará en función de los siguientes aspectos.

  • Cercanía al hogar (62 por ciento)
  • Poca cantidad de gente en el lugar (55 por ciento)
  • Precios accesibles (53 por ciento)
  • Que se cumplan con las medidas sanitarias (52 por ciento)
  • Que no haya filas para ingresar (39 por ciento)
  • Surtido de productos (35 por ciento)
  • Promociones atractivas (27 por ciento)

Considerando estos hallazgos, las marcas están obligadas a replantear sus estrategias en punto de venta, en donde se deberá mantener un equilibrio para no perder en el negocio, pero atender los hábitos ganados en medio de la pandemia.

Recordemos que como indica la fuente antes citada, el 66 por ciento declaró que conservará sus nuevos hábitos de compra, esto resaltó en Ecuador, Perú, México y Argentina.

 

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299