Un sorpresivo movimiento de los dueños de Zara que puede dar luz a muchas marcas

En los últimos días en México hemos comenzado a prestar mucho mayor atención a la pandemia de coronavirus y sus efectos en la salud de la población mundial, así como al impacto que ya tiene en la economía y negocios en distintas partes del planeta. En respuesta, muchas empresas han emprendido acciones, pero lo de los dueños de Zara puede ser una acción que podría ser emulada por más firmas.

Resulta que Inditex dio a conocer sus resultados financieros del ejercicio 2019 en los que, aunque destaca que reportó números positivos en ventas e ingresos netos, sobresale el hecho que anunció la reserva de 287 millones de euros debido a la situación generada por el coronavirus.

En pausa parte de los beneficios

De acuerdo con la información publicada, el grupo textil dueño de cadenas como Zara, Pull and Bear, Massimo Dutti, Bershka y Stradivarius, entre otras, registró ventas en el último año por 28 mil 286 millones de euros, lo que representó un incremento del 8 por ciento respecto a 2018.

Este comportamiento y la estrategia implementada en este periodo -del 1 de febrero de 2019 y el 31 de enero 2020- le permitió obtener ingresos netos por 3 mil 639 millones de euros, equivalente a 6 por ciento.

Lo interesante es que, este dato fue resultado de hacer una reserva por 287 millones de euros y un aplazamiento hasta julio para hacer el reparto de dividendos -proporción de ganancias o beneficios que una compañía reparte entre sus accionistas- para afrontar la crisis del coronavirus.

Dicha medida, supuso una reducción a sus ingresos netos que, de acuerdo con el reporte de Inditex, habrían crecido un 12 por ciento, pues se ubicarían en unos 3 mil 855 millones de euros, según reportan desde El Mundo.

El impacto del COVID-19

España es uno de los países más afectados por la pandemia de coronavirus, el país se encuentra en Estado de alerta desde hace algunos días. Hasta el martes, se tenía registro de 11 mil 178 casos de contagio confirmados, y 491 muertes, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La situación ha implicado la implementación de diversas acciones a nivel gobierno, que ayer anunció que movilizará 200 mil millones de euros para amortiguar el impacto de la crisis del COVID-19 y que abarca desde atender la crisis sanitaria, hasta apoyar a las empresas.

Todo lo anterior, con el objetivo de amortiguar el impacto, uno que de acuerdo con estimaciones publicadas por Expansión, podrían ir de un impacto al PIB español de entre 9 mil 550 millones de euros hasta los 55 mil 188 millones de euros en un escenario de va de los 15 a 30 días de restricciones totales, y caída del 30 y 100 por ciento de la actividad en comercio, hostelería, transporte y ocio.

¿Por qué puede ser imitada por otras marcas?

Los dueños de Zara fueron claros en su reporte financiero, la reserva de 287 millones de euros y el aplazamiento para hacer el reparto de dividendo es una medida preventiva para hacer frente al coronavirus.

Al respecto, la compañía señaló que “es pronto para cuantificar el impacto futuro del Covid-19 en nuestras operaciones en 2020”, pero que confía “en la fortaleza del modelo de negocio y su ventaja competitiva a largo plazo”.

En tanto, sobre la decisión de aplazar el reparto de dividendos, explicó que: “Dada la situación actual de incertidumbre provocada por la pandemia del coronavirus, (…) no se dan, en el momento presente, las condiciones necesarias para tomar la decisión adecuada sobre el reparto del dividendo, en el marco de la propuesta de aplicación del resultado del ejercicio social 2019”, según recuerdan desde Expansión.

La idea es contener los efectos, recordemos que el sector retail es uno de los más afacetados por el COVID-19. En Italia se estima que podría impactar las ventas entre el 9.94 y 15.75 por ciento, sólo entre febrero y marzo, de acuerdo con datos de Nielsen; en Francia, se proyecta que podría haber una caída de unos 488 millones de euros entre el el 9 de marzo y el 21 de abril, según un estudio sobre las ventas minoristas en Europa, realizado por Zencargo; en Alemania se cuantifica el impacto en mil 500 millones de euros al día.

Dado este contexto, la decisión debe ser vista como un movimiento inteligente, no está quitando recursos asignados para los planes del año, ni quitará el beneficio a sus trabajadores, por el contrario, se prepara para un futuro cercano igual de complicado al que se vive en estos momento, no sólo en España, sino en varias partes del mundo, por lo que tener un margen de operación y reacción financiera para reaccionar y atender las necesidades de la marca, podría ofrecerle a los dueños de Zara mayores oportunidades para resistir la crisis.