• Según Weiss, las historias que se cubren en el NYTimes están pensadas para “complacer a audiencias específicas”

  • A su parecer, los artículos deberían crearse para dar una visión general del mundo y dejar al consumidor formar su opinión

  • Pero la influencia de Twitter y otras redes sociales, así como de las audiencias, afecta profundamente los parámetros editoriales

No es ninguna novedad que los medios de noticias están pasando por un momento complejo en su historia. Muchos periódicos lidian con ingresos insuficientes para su subsistencia, pues la publicidad en línea no basta, las ventas físicas se desploma y la gente odia suscribirse. A eso se le debe sumar que hay una crisis de confianza grave entre los consumidores. Y para una ex-editora del New York Times (NYTimes), la culpa es de Twitter y de las redes sociales.

A través de una carta de renuncia pública, la editora de opinión en cultura y política Bari Weiss expresó sus razones para abandonar la publicación. La comunicadora acusó a Twitter y otras redes sociales de la decadencia de la industria de las noticias. Pero no por robarse ingresos de publicidad o ser cada vez más una fuente de información para el público. Apuntó que muchos periodistas han dejado de hacer su trabajo solo para complacer a los usuarios de internet.

Concretamente, Bari Weiss apunta que el discurso público en extremo politizado en las redes sociales ha contribuido a que visiones de derecha o centro sean acalladas. En su perspectiva, cualquier cosa que no se ajuste a la visión que defiende celosamente el público en estos sitios no solo es acallado, sino activamente censurado. Incluso señala que, aunque Twitter “no es el líder den NYTimes”, sí se ha convertido “en el máximo editor de noticias” dentro del periódico.

El poder de Twitter y las redes sociales sobre las noticias

No es la primera vez que se habla de una relación tóxica entre los medios de información y estas plataformas. En su momento se mencionó que las plataformas de noticias están en una relación de subordinación ante Twitter y rivales, tanto en temas como en vistas. A eso se le debe sumar la situación de los ingresos, que algunos países como Australia están tratando de resolver poco a poco. Y por supuesto, son un factor crucial en el desprestigio a la prensa.


Notas relacionadas


Bari Weiss no solo toca un tema verdadero, sino urgente. Como Twitter y las redes traen buena parte del tráfico a los medios, y aparte son cruciales en la construcción de su reputación, cada vez más dictan el contenido que se cubre y prioriza. No solo se están acallando muchas voces en el calor de la polarización política, como apunta la ex-editora del NYTimes. Es fácil ver que es cada vez más frecuente que tendencias y momentos virales inundan la cobertura diaria.

Se trata de un problema complejo que va más allá de la libertad de expresión, el reto de los ingresos o el desprestigio de muchos miedos. Habla al corazón mismo de cuál es la misión misma de los medios de noticias y comunicación. Es indudable que la misión de informar a la población enfrenta un sinfín de desafíos que han contribuido a corromper la meta con el paso del tiempo. Y Twitter, así como sus rivales, son un elemento de gran peso en este panorama.

Es importante que esta carta de renuncia establezca un nuevo diálogo entre los medios de noticias, Twitter y las redes sociales, así como en el público. Resulta necesario que la industria de la información se recomponga. Pero solo se logrará esta meta con una discusión integral, abierta y pública.

La relación tóxica medios-redes

Por supuesto, existen oportunidades de mejora en la interacción entre Twitter y otras redes sociales con los medios de información. Al final, son grandes canales de difusión.

Al mismo tiempo, es indudable que hay una interacción potencialmente tóxica entre ambos sectores que, por desgracia, no ha sido abordada adecuadamente. Según IO Technologies, es responsabilidad de los medios ajustarse a las nuevas tendencias de comunicación con todas las audiencias. Por su lado, Forbes admite que Twitter y rivales son efectivamente una “fuerza editorial” que afecta el éxito de los periódicos. Y para NewsLab, aparte impacta la producción.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299