• La campaña de Tide fue creada con la ayuda de la agencia de publicidad Woven

  • Al final del anuncio, Peyton Manning vuelve a repetir su papel como el vocero oficial de la NFL

  • Junto con Manning y Thompson, también se cuentan apariciones de Melissa Villaseñor y Ric Flair

La música es, por sí misma, una de las industrias más provechosas del mundo. Con la llegada de plataformas como Spotify, se ha revolucionado por completo la forma en que se escuchan canciones en todo el mundo. No solo cambiaron radicalmente los canales de consumo. También la integración entre estas obras y otros contenidos de entretenimiento es más cercana. Donde más se ha visto esto último es en el poder de cualquier campaña publicitaria.

Por años, se ha sabido que la música es crucial para incrementar la efectividad emocional y comercial de una campaña. Según Music Stats, los consumidores creen que los anuncios que utilizan canciones son más creativos, informativos y emotivos. Además, Econsultancy señala que las notas también permiten dar diferentes significados a los mensajes comerciales. Esto, a la vez, permite que se tenga una narrativa mucho más compleja en el video en cuestión.

Así pues, la música es una parte fundamental de cualquier campaña. Por supuesto, no todas las marcas emplean este recurso de igual manera. Algunas empresas las aprovechan para subirse a la tendencia de algún artista o cantante. Otros utilizan algunos acordes para prestar apoyo narrativo al resto de los elementos. Pero algunos anuncios centran una buena parte de su mensaje y estrategia exclusivamente en dichos elementos estratégicos de contenido.

Continúa la campaña épica de Tide

Un ejemplo del excelente uso de la música en una campaña llega de la mano de Tide. La compañía de detergentes acaba de presentar la continuación a su iniciativa de la mano de la NFL para decidir el mejor día para lavar la ropa. De nuevo, el comercial parte de la idea que otro agente de la industria de la TV está molesto con la Liga por querer quitar la lavandería de los domingos en la noche. Pero ahora, la respuesta es mucho más enfática y creativa.

La campaña es en sí un video musical protagonizado por el comediante Kenan Thompson. El hombre, tras escuchar que la NFL quiere cambiar el día oficial para hacer la lavandería, graba un sketch para defender la tradición. A lo largo del anuncio, se pueden apreciar no solo rimas que enumeran las ventajas de lavar la ropa los domingos en la noche. También se ve a jugadores de fútbol americano bailando, saltando y tratando de usar unas lavadoras.

El poder de la comedia, acentuado por la música

No es la primera vez que una campaña utiliza un video musical para promocionar algún producto. Taco Bell, para difundir el regreso de unas papas edición limitada, produjo el tráiler de una biopic musical. También Apple apostó por el talento de varios artistas de la industria para continuar promocionando las cámaras de sus smartphones. También para promocionar la Temporada Naranja, La Comer utilizó piezas de música clásica a principios de agosto pasado.

La más relevante de esta campaña es la forma en la que Tide está integrando la música a su campaña. No solamente es el eje central de la propuesta creativa. Al contrario de otras iniciativas similares, su foco está en crear un estilo de comedia que se ligue con los otros anuncios en su serie. Así pues, no solo se tiene procurar que el video en sí cause risa. Además, debe ser congruente en el universo que se ha creado en los anteriores proyectos.

En estas dimensiones, la campaña de Tide logra sorprender en gran medida. Cada video de esta larga iniciativa ha sido igual de bien recibido por el público. Además de tener una narrativa común, cada nuevo proyecto tiene un estilo único que lo distingue del resto. Aquí, la gran diferencia está en la música. Pero si la marca desea seguir generando contenidos para esta serie, ha puesto las expectativas muy altas. ¿Con qué factor podría distinguirse en el futuro?