• La campaña/mini-serie cómica fue realizada por la agencia de publicidad Woven

  • De acuerdo con Statista, los equipos de la NFL generaron, en conjunto, ingresos de 13 mil 680 millones de dólares en 2017

  • Por otro lado, Tide es considerada como la principal marca de detergentes líquidos en Estados Unidos

La relación entre la comedia y la publicidad es bastante extensa. Más de una campaña ha utilizado la risa y la burla para estrechar lazos con su audiencia. Basta ver ejemplos como The Underdogs de Apple, que tomó al mundo por sorpresa gracias a la forma sutil con la que promocionaba la cultura de la compañía. O casi cualquier iniciativa de Burger King, que así como se burla de la política o de sus rivales, siempre pone algo de humor a sus anuncios.

El uso de la comedia en una campaña también tiene un fuerte razonamiento detrás. De acuerdo con Experience, el humor ayuda a que los anuncios sean más memorables para la audiencia. Esta facilidad para recordar los comerciales, en cambio, se traduce en un superior reconocimiento de marca. Chron, por su parte, apunta que permite reforzar la estrategia de marketing de las compañías más pequeñas y las deja competir con los rivales más grandes.

Así pues, es lógico que tantas marcas intenten utilizar la comedia en sus respectivas estrategias publicitarias. Por supuesto, el humor en una campaña va más allá de simplemente poner un par de chistes gráficos o diálogos graciosos. Conforme más empresas utilizan un discurso que busca entretener y divertir a los consumidores, es necesario que las marcas empiecen a diferenciar su narrativa. Incluso, buscando nuevas formas de hacer reír a la gente.

Una gran campaña de la NFL y Tide

En este contexto, vale la pena revisar una de las iniciativas publicitarias más recientes de la NFL y Tide. Ambas marcas recientemente lanzaron una campaña serializada, donde se busca descubrir qué día es el adecuado para lavar la ropa. Peyton Manning, que en los comerciales funge como vocero de la Liga, quiere a toda costa que se dejen de hacer estas tareas los domingos de noche. Así, los fanáticos del Super Bowl pueden dedicar su atención al partido.

Primero, la NFL intenta establecer los martes en la noche como el día oficial para lavar la ropa. Sin embargo, en un segundo anuncio, Gwen Stefani de The Voice protesta a decisión. Incluso critica a Manning por intentar destruir los sueños de una aspirante a cantante. El deportista se disculpa a nombre de la Liga, pero asegura que buscará otro día de la semana. Esto provoca una reacción del cast de la serie Superstore, que trata de boicotear a la organización.



Iniciativas serializadas, ¿nueva forma de advertaining?

No es la primera vez que una marca lanza una serie de anuncios en la forma de una mini-serie. Comcast Business, con la ayuda de los escritores de The Office, lanzó una campaña en mayo una pequeña sitcom de tres comerciales para promocionar sus servicios para oficinas. Bud Light también tiene una saga protagonizada por un caballero en tiempos medievales. A pesar de su relación con Game of Thrones, la iniciativa ha prosperado a pesar del final de la serie.

Es notable esta iniciativa de la NFL y Tide. De acuerdo con AdAge, todavía se espera que la campaña se extienda por al menos un comercial más. Asimismo, algunos usuarios en Twitter han propuesto a la marca que se extienda la iniciativa como una serie hasta el mismo Super Bowl. Darle seguimiento a esta propuesta podría ser muy beneficioso. Y es que no solo se beneficiarían ambas del continuo ruido en redes sociales alrededor de sus respectivas marcas.

También podrían reafirmar el valor de la publicidad como una nueva forma de consumo de entretenimiento. Conforme las marcas intentan crear comerciales de mayor calidad para el público, los anuncios tienden a ser más memorables, ingeniosos y divertidos. Parte de la población ya le da un seguimiento a estos anuncios no por interés en la marca o en el producto. Sino simple y sencillamente porque la idea detrás de la iniciativa les parece buena.