Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Supervisor llama “calvo” a empleado y empresa pierde demanda por acoso laboral

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on twitter
Tribunal británico determinó que un supervisor había incurrido en acoso laboral contra su empleado al referirse a su físico despectivamente.
  • Magistrados de Reino Unido llegan a la conclusión de que la discriminación por calvicie es un tema de género.

  • El despido injustificado de un electricista generó controversia hasta convertirse en litigio por acoso laboral y sexual.

  • El trabajador ya ganó el proceso y ahora sólo espera que sea definido el monto que le pagarán por indemnización.

 

Hablar de una demanda por acoso laboral es un tema serio en la industria, pues ninguna empresa en ningún sector económico quiere verse envuelta en un problema legal por malas prácticas contra algún empleado, ya que esto repercute directamente en su posicionamiento y reputación y hace que se asocie el mal comportamiento de un supervisor con todos los valores de la marca.

El hostigamiento laboral o “mobbing”, es un problema serio en el mercado laboral mexicano. Según el estudio “Acoso, violencia y hostigamiento laborales”, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), 80 por ciento de los trabajadores han presenciado actos de acoso laboral contra un compañero y el 74 por ciento asegura que esta conducta es ejercida principalmente por los jefes.

Por llamar “calvo” a empleado, supervisor de British Bung Company pierde demanda por acoso laboral

Un Tribunal del Reino Unido marcó un parteaguas sobre lo que se considera acoso laboral, sobre todo al hablar de expresiones y comentarios de un supervisor hacia el aspecto físico de sus subordinados.

De acuerdo con el diario The Independent, el hombre trabajó casi 24 años como electricista en British Bung Company, de donde fue despedido luego de un altercado con su jefe, quien lo llamó “calvo de mierda”.

Lo que el supervisor no sabía es que una simple palabra despectiva, con connotación física, llevaría a la compañía a un litigio complicado por acoso laboral.

No obstante, en la querella no se presentó en términos de insulto, sino como acoso sexual y laboral, al relacionar palabras con su género y problemas de estética.

Tony Finn, de 64 años, presentó la queja contra la empresa familiar ubicada en el condado de West Yorkshire y pidió se procesa su caso por despido injustificado.

La defensa argumentó que el empleado se sintió “particularmente afligido” al ser llamado calvo, considerando que el acto se trató de un ataque directo y exclusivo por su género masculino, mientras que comparaba su situación con el de una mujer que sufrió acoso pero por el tamaño de sus senos.

El agresor, jefe a cargo de las operaciones, es 30 años menor que el afectado y solía dirigirse en términos parecidos en otras ocasiones, llamándolo “estúpido, viejo y calvo”.

“Cruzó la línea al hacer comentarios personales al demandante sobre su aspecto físico”, señala la sentencia del Tribunal al referirse al supervisor de la fábrica.

Los demandantes hicieron hincapié en daños psicológicos, traumáticos y económicos generados a raíz de los dichos de Jamie King, por lo que han solicitado una compensación proporcional a los años de servicio del empleado y por haber mantenido una actitud “intachable” mientras permaneció en la compañía.

“El abogado de la empresa tenía razón al afirmar que tanto las mujeres como los hombres pueden ser calvos, pero como los tres miembros de este tribunal avalan. La calvicie es mucho más frecuente en los hombres que en las mujeres, por lo que consideramos que está intrínsecamente relacionada con el sexo”, señala el documento de resolución.

Los magistrados a cargo compararon los comentarios contra el trabajador con otros casos de acoso sexual y laboral, estableciendo que existe una “conexión” directa con el señalamiento estético y físico malintencionado, pues los dichos de King se alejan por completo de un lenguaje industrial apropiado para cualquier espacio de trabajo y generan un entorno con intención de violentar la dignidad del trabajador, “creando un ambiente intimidatorio, hostil, degradante, humillante u ofensivo”.

“El Sr. King pronunció esas palabras con el propósito de atentar contra la dignidad de Finn y crear un entorno intimidatorio, hostil, degradante, humillante u ofensivo para él”, de acuerdo con el fallo.

Tony Finn ahora sólo espera sea determinada una fecha de seguimiento al juicio y un monto de compensación económica.

 

 

 

Ahora lee:

Empleado se lastima para tener incapacidad y jefe lo descubre por TikTok

Tarea de primaria es viral: se acabaron las monografías, niña usa billetes de sus papás

Zoom, el asesor de RRHH; empresa despide a 2,500 empleados en videollamada

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados