• La historia de esta película y del clásico Howl’s Moving Castle se basaron en cuentos de la misma autora

  • Se trata también del primer proyecto de Studio Ghibli en salir a los cines desde 2014, que se estrenó El Recuerdo de Marnie

  • Desde hace algunos años que la compañía decía que estaba trabajando en un proyecto de Hayao Miyazaki, aún sin nombre

Cuando una marca está tan bien establecida, tiene una gran responsabilidad en cada nuevo producto y servicio que presenta a los consumidores. No solo debe de presentar a su público algo con un concepto novedoso que se equipare o hasta supere en calidad a todo su trabajo anterior. Además se espera que se siga una línea creativa específica que no “traicione” lo que se ha hecho en el pasado. Lo anterior aplica también a cada nueva película de Studio Ghibli.

Y dentro de unos meses se pondrá a prueba la fortaleza de la marca. Y es que, de acuerdo con Polygon, el legendario estudio de animación japonés se está preparando para lanzar una nueva película este mismo año. Se trata de Aya and the Witch, una adaptación del libro para niños de la autora Diana Wynne Jones. La historia explora cómo la vida de una niña huérfana cambia por completo cuando una bruja decide adoptarla. Pero la trama no es lo más llamativo.

Según Chilango, esta producción de Studio Ghibli tendrá dos características clave que la van a diferenciar de sus predecesoras. En primer lugar, será la primer película en 3D/CGI de la marca en toda su historia. Pero más importante aún, no contará con el legendario Hayao Mayazaki en su papel de director. Si bien aún recibirá un crédito por supervisar la producción, las riendas las llevaría el hijo de esta leyenda del cine, Goro. Aún no hay una fecha exacta para el estreno.

¿Una película que se aleja de las raíces de Studio Ghibli?

Esta noticia lleva un poco de buenas noticias a una muy golpeada industria cinematográfica. Y es que los cines se han llevado un golpe muy duro en medio de la pandemia. La película Trolls World Tour demostró a las productoras que el streaming es una genial y cuantiosa alternativa a los estrenos en pantalla. Asimismo, muchas salas han tenido que transformarse por completo para volver a recibir a su público. De hecho, ciertas marcas jamás podrían llegar a recuperarse.


Notas relacionadas


Hay que enfocarse a la película de Studio Ghibli. Aya and the Witch es un proyecto en el que se trabajó casi en absoluta secrecía. Así que la noticia realmente tomó a toda la industria por sorpresa. En especial porque un proyecto tan radicalmente distinto a lo que la marca está acostumbrada no estará bajo la experta dirección de Hayao Miyazaki. Aunque la empresa tiene la confianza de sus fanáticos (y con razón), ¿es posible que pueda decepcionar al público?

Cabe recalcar que parte del encanto de Studio Ghibli parte justamente de su experto uso de la animación tradicional. Una película 3D/CGI es tan alejada de su área de expertice que genera un justo nerviosismo. La compañía japonesa tiene una barra muy alta que alcanzar, al tiempo que se prepara para un salto en formato que no es menor. Se trata de una apuesta alta y muy peligrosa. Pero si su trabajo anterior sirve de referencia, debería poder cumplir este desafío.

El peligro de decepcionar a los consumidores

Si la película de Studio Ghibli no llega a estar a la altura de sus predecesores, o el salto a 3D no es suficientemente satisfactorio, la marca estará en problemas. Y es que no es aconsejable decepcionar a los consumidores. Un simple error en redes sociales es suficiente para ganarse la burla de las masas. Por supuesto, es mucho más peligroso tomar una decisión de negocio errónea. Pero sin importar la razón, el resultado es el mismo: baja de reputación y mala prensa.

Por desgracia, es un fenómeno muy común. De acuerdo con Yahoo, el 82 por ciento de las personas desaprueban el comportamiento de las marcas, ya sea por una película, producto, servicio u otras decisiones de negocio. Más importante aún, según Consumer Affairs, cerca de la mitad de la gente que sale decepcionada también bloquean a los negocios en sus compras a futuro. Curiosamente, en datos de eMarketer, el sector más exigente son los Baby Boomers.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299