• Actualmente los hábitos de consumo han cambiado, en gran medida gracias a la llegada del coronavirus y a la reclusión obligatoria. Ahora parece que el mundo del comercio se ha volcado hacia lo digital.

  • Es una realidad que Amazon vive, con la llegada de la crisis, un escenario muy productivo, el confinamiento en las casa ha hecho que las personas hagan compras por internet y uno de los grandes ganadores es Amazon.

  • Pese a los casos de contagio la empresa ha decidido no cerrar su participación en el mercado español.

 

Actualmente los hábitos de consumo han cambiado, en gran medida gracias a la llegada del coronavirus y a la reclusión obligatoria que muchos han tenido que adoptar como medida de precaución para impedir el crecimiento de contagios. Ahora parece que el mundo del comercio se ha volcado hacia lo digital.

Las empresas se han visto obligadas a responder a la crisis. Muchas han adoptado medidas para acercarse al mercado online, lo cierto es que por ejemplo en España no todas las empresas han tenido la capacidad para hacer frente a la demanda exacerbada, hay retrasos en entregas de productos de hasta 6 o 7 días, ni el gigante Amazon ha tenido el personal para adaptarse a las nuevas demandas.

Hace unos días trascendió la noticia de que la empresa contrataría a unos 1,500 trabajadores para hacer frente al escenario, Amazon anunció que destinaría unos 323 millones de euros en contratar nuevo personal, y aún así no ha alcanzado a saciar los pedidos.

Nuevo boom de Amazon

Es una realidad que Amazon vive, con la llegada de la crisis, un escenario muy productivo, el confinamiento en las casa ha hecho que las personas hagan compras por internet y uno de los grandes ganadores es Amazon que atraviesa por una demanda enorme. A la empresa estadounidense poco le ha importado que en sus sucursales en España se reportaran casos positivos de coronavirus, en su planta de San Fernando de Henares, se diagnosticaron 8 personas infectadas por el virus de Wuhan, la cifra se elevó cuando 80 personas fueron obligadas a llevar cuarentena pues podían poner en riesgo la operación de la empresa y comprometer a más integrantes de la plantilla.

Problemas legales

Pese a los casos de contagio la empresa ha decidido no cerrar su participación en el mercado, ante esto grupos de trabajadores y sindicatos liderados por Comisiones Obreras hicieron pública la preocupación ante el riesgo que representaban para los empleados el seguir trabajando con normalidad. Además estos grupos se manifestaron pues según ellos las medidas de seguridad implantadas por Amazon han sido insuficientes para prevenir contagios.

En total hay tres denuncias y tres informes formulados por estos sindicatos ante la Inspección de Trabajo, institución que regula la normatividad y políticas de trabajo en España. El lunes personas pertenecientes al estado acudieron para revisar las instalaciones de San Fernando de Henares y hacer registros sobre las medidas de protección y seguridad de la compañía, esto como consecuencia de las quejas hechas por los trabajadores.

También puedes leer:

La compañía de Jeff Bezos no ha parado sus entregas, pero de momento sus actividades estás siendo limitadas pues han tenido que dejar pasar cierto tiempo para solucionar esos inconvenientes. Según lo dictaminado por Trabajo, Amazon tendrá hasta el 25 de marzo para modificar la logística de su trabajo, además de incrementar la limpieza y desinfección de las zonas comunes utilizadas por los empleados.

Después de los dos días de plazo Amazon tendrá que comprobar ante las instituciones correspondientes los nuevos cambios y deberá esperar a que la autoridad los autorice.

Avalancha de pedidos online

El comercio online, en España, no se da abasto ante el aumento de pedidos, todas las empresas han exprimido hasta la última gota las posibilidades de logística para satisfacer las demandas. Más de una empresa ha obligado a sus plantillas a seguir trabajando, Amazon es una de ellas y otras servicios como Deliveroo.

Ni los supermercados se han podido cumplir con las demandas, por ejemplo según testimonios, en las páginas de El Corte Inglés, los clientes puede encontrarse a mitad de sus procesos de compra leyendas como “hubo un problema intentalo más tarde” y así suspender las compras. El reparto a domicilio está colapsado y las entregas pueden tardar hasta semanas.