• De acuerdo con WePC, los países que aportan más ingresos a la industria de los videojuegos son Estados Unidos y China

  • Solo en Estados Unidos, Nintendo es la marca más reconocida en el mercado gamer

  • Para finales de 2019, se espera que el Switch alcance ventas globales por casi 17 millones de unidades

Google Stadia podrá ser el futuro del mundo de los videojuegos, pero Nintendo no pretende dejarla ganar. En información de la misma marca, la legendaria compañía no solo acepta que jugar sin consola, a través de servidores de internet, es el futuro de la industria. Además, reafirmó que deben mantenerse a la par de sus competidores en el entorno del cloud gaming. En la reunión anual de accionistas, el presidente de la empresa, Shuntaro Furukawa, reafirmó:

No esperamos que todos los videojuegos sean cloud gaming pronto. Pero la tecnología en definitiva va avanzando. Vemos un futuro donde [los sistemas] y las plataformas de streaming se desarrollarán cada vez más como canales para entregar juegos a los consumidores. [Esta transformación nos daría la oportunidad] de expandir nuestro enfoque de software y hardware a todo el mundo con el entretenimiento único que solo Nintendo puede ofrecer.

La carrera de Nintendo por alcanzar a sus competidores

Stadia no es la única oferta en cloud gaming a escala global. Apple presentó una plataforma de videojuegos, Arcade, a finales de marzo. Por su parte Microsoft, desde mucho tiempo antes del anuncio de Google, tenía el verdadero título del Netflix de los videojuegos con su plataforma Xbox Game Pass. Y PlayStation ha trabajado arduamente en su propio servicio de streaming, Now. Se espera incluso que este sistema sea parte crucial de su nueva consola.

Así pues, Nintendo es el único gran jugador en la industria de los videojuegos que no tiene un gran sistema de cloud gaming. Pero no es que la compañía ni esté trabajando en uno. De acuerdo con The Verge, desde abril la empresa está experimentando con el streaming en combinación con su icónica consola, el Switch. Pero sus esfuerzos están definitivamente atrás.

En este sentido, es positivo que Nintendo tenga todas las intenciones de impulsar una estrategia centrada en el cloud gaming. De esta manera, incluso si el modelo no resulta ser el futuro de la industria (como se ha dicho en otras ocasiones), no correrá el riesgo de quedarse atrás en una posible revolución. Pero la marca tiene que ser cuidadosa con su ejecución. Si no, corre el riesgo de decepcionar a sus leales fanáticos con un sistema de baja calidad.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299