• Cruise, desde su fundación, ha atraído inversiones con un valor de 7 mil 250 mdd de parte de varios agentes

  • La iniciativa de SoftBank es parte de un plan más extenso para potenciar startups en innovaciones como inteligencia artificial

  • EEUU podría haber bloqueado la inversión de la marca nipona por su relación con Tencent, una gigante tecnológica china

Parece que Estados Unidos (EEUU) relajará restricciones comerciales a un aliado. En datos de Reuters, las autoridades norteamericanas aprobaron una multimillonaria inversión extranjera en la startup de conducción autónoma Cruise. La empresa, cuya dueña mayoritaria es General Motors, recibió dos mil 250 millones de dólares (mdd) de la tecnológica japonesa SoftBank. El panel de seguridad nacional estadounidense acaba de dar visto bueno a la operación.

El Comité de Inversiones Extranjeras de EEUU (CFIUS) solamente habría aprobado la inversión después que Cruise aseguró a las autoridades que SoftBank no podría obtener su tecnología. Con el visto bueno, la tecnológica nipona obtendría un asiento en la junta de directores de la startup. Asimismo, podría tener derecho de voto en las decisiones y futuro de la empresa. Ni la marca extranjera ni la institución estadounidense emitieron comentarios al respecto.

Desconfianza de EEUU

Según fuentes de Reuters, el CFIUS no siempre quiso otorgar su permiso. SoftBank ha estado bajo la lupa de EEUU por la extensa relación que solía tener con empresas chinas. Y si bien ha empezado a cortar lazos, la marca nipona todavía genera desconfianza. En especial porque, según la agencia, suele pedir a las compañías donde invierte que compartan información.

Y es que EEUU se ha echado encima enemigos y aliados por igual en su guerra comercial. La gran inestabilidad forzó a Japón, en mayo, a impedir que sus marcas de tecnología tuvieran dueños extranjeros. Ya desde el año pasado, la isla nipona estaba bajo amenaza de aranceles. Asimismo, se han visto afectados China, Europa, México, Vietnam, India y Canadá. La misma administración de Trump, a través de algunas de sus marcas, también ha salido perdiendo.

Pero el que CFIUS aprobara la inversión de SoftBank no significa nada. En otra ocasión podría haberse dicho que EEUU empezó a mostrar más apertura. Sin embargo, probablemente sea solo un caso aislado. El gobierno de Trump es demasiado caótico y muy poco confiable como para generar un entorno de baja incertidumbre. Y dada la relevancia del país para la economía global, no habrá más opción que seguir soportando estas condiciones en el corto plazo.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299