• De acuerdo con Statista, Google registró ingresos de 116 mil 320 millones de dólares durante 2018

  • Según KPMG, el 82 por ciento de los consumidores no está de acuerdo que las compañías vendan sus datos a otras empresas

  • Asimismo, solo una de cada cinco personas está cómoda dando información como dirección o registros médicos

Uno de los asuntos que más presión pone en las compañías de tecnología es la privacidad. Por un lado, la información de los usuarios es la base sobre la que se construyen los negocios de Amazon, Facebook y Google. Al mismo tiempo, autoridades y público ya no se sienten a gusto dejando que estas marcas controlen datos sensibles. En este sentido, la única salida que (casi) todos los agentes del entorno ven es la autorregulación.

Según Bloomberg y Adweek, Google acaba de presentar propuestas de autorregulación en privacidad. La tecnológica abrió a debate varios proyectos para transparentar y reforzar la seguridad en su uso de información personal. Entre las iniciativas, se sugiere lanzar tokens criptográficos, usar Inteligencia Artificial y dejar de guardar estos datos en sus servidores. La subsidiaria de Alphabet pretende que estos lineamientos sean adoptados de forma universal.

Tomar las riendas de la privacidad

Muchas otras tecnológicas han decidido lanzar sus propios proyectos de protección de datos personales. Facebook presentó esta semana un par de herramientas para dar mayor poder a los usuarios sobre su privacidad. Apple también reforzó la forma que otros sitios web pueden recolectar información sensible en Safari. Incluso Microsoft, a través de LinkedIn, se ha subido a esta tendencia.

Ya se estaba volviendo urgente que las tecnológicas tomaran el asunto de la privacidad en sus manos. Según Statista, hay 65 por ciento más usuarios preocupados por la integridad de sus datos este año comparado con 2018. Además, en cifras de SAS, entre 36 y 77 por ciento de los usuarios han empezado a realizar acciones individuales para resguardar su información.

Lo que más destaca de este acontecimiento es la pro-actividad de Google. Por meses, las marcas de tecnología solo iban con la corriente de la privacidad. Pero ahora es claro que se está utilizando un enfoque más agresivo al problema. Esto no solo le permitirá ser parte de la solución y volverse líder a ojos de reguladores y público. También tiene la oportunidad de ser artífice de cualquier implementación legal que vaya a imponerse sobre sí misma y sus rivales.

loading...