x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Millennials son la burla de eToro y Alec Baldwin en esta campaña sobre criptomonedas

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
La campaña da a entender que considera a los jóvenes millennials como perezosos que quieren todo servido en bandeja de plata, incluida su salud financiera
  • La campaña incluso compara a los usuarios millennials con bebés

  • eToro también aprovecha el comercial para criticar la banalidad de las redes sociales

  • Asimismo, dice que cada vez más servicios y productos pueden pagarse con Bitcoin

Si algo ha demostrado ser muy efectivo para las empresas en sus esfuerzos publicitarios, es la comedia, el humor y la burla. Como muestra está la campaña más reciente de Google para promocionar su Nest Hub Max. O bien, la iniciativa de Burger King para crear expectativa ante su nueva propuesta picante, la hamburguesa Mango Habanero. Incluso se puede mencionar a Splenda y su extravagante video para promocionar su sustituto de azúcar a base de Stevia.

Hay varias razones por las que el humor es tan efectivo. Una investigación en Knowledge Point apunta que, siempre que no se distraiga la atención de los consumidores, una campaña cómica mejora el impacto del mensaje. Un estudio de la Anna University apunta que son particularmente efectivos para vender productos tangibles. Por otro lado, expertos de la University of Massachusetts afirman permite crear relaciones más estrechas con la audiencia.

Por supuesto, no todos los tipos de humor funcionan igual. Todos estos estudios confirman que, si bien una campaña cómica parece tener ventajas determinadas para la marca, no cualquier idea es igual de efectiva. No solo se tiene que tener bromas o conceptos que estén directamente relacionados con el portafolio de productos y servicios de la empresa. Además, es crucial que las compañías creen mensajes que resuenen adecuadamente con la audiencia.

Una campaña crítica contra los millennials

Para un ejemplo controversial, basta con observar la nueva iniciativa de eToro. La plataforma de trading con criptomonedas contrató al actor Alec Baldwin para su más reciente campaña. A lo largo del comercial, queda claro que el actor y la empresa intentan hablar con la audiencia más joven. Asimismo, se trata de animar a la gente a invertir en estos activos para hacer crecer su patrimonio. Sin embargo, también es posible que las observaciones sean algo insultantes.


Notas relacionadas


De inicio, la campaña critica a los jóvenes por no tener tiempo ni de ver un anuncio o invertir en criptomonedas como Bitcoin y Ethereum. Asimismo, parece criticar a los por no poner el esfuerzo de siquiera abrir una aplicación móvil y hacer compra-venta de estos activos con un solo botón. Incluso, al promocionar su función de duplicar los movimientos de otros usuarios, apunta que es perfecto para los que ni siquiera quieren pensar un poco en sus operaciones.

Una apuesta delicada en comedia

Ya es prácticamente una moda que las empresas se burlen de su público, o al menos una parte de ellos, en una campaña. Lays se burló de las personas que son prácticamente adictas a sus papitas fritas. 13cabs, en cambio, prefirió criticar a los que prefieren usar Uber y Cabify cuando hay taxis disponibles a su alrededor. Budweiser incluso solicitó fotografías de aquellos individuos que fueron arrestados en Halloween por ebriedad en una activación de Halloween.

No es malo que las empresas utilicen esta burla en alguna campaña. Al final, se puede entender que las marcas están bromeando y sus comentarios no deberían tomarse en serio. Incluso, como en el caso de eToro, incluso puede verse como una oportunidad de auto-crítica. A pesar que no todos los consumidores millennials encajan con los estereotipos negativos que se les atañen, es cierto que muchos pueden aceptar su pereza y desdén en varios aspectos.

En este sentido, es importante que cada campaña que quiera utilizar este tipo de humor aprenda a ponderar correctamente qué tan lejos quiere llevar su crítica. Hay una línea muy delgada entre una broma pesada y un pleno insulto. Lo peor es que, en la mayoría de los casos, este límite está en la mente de cada consumidor. Así que las empresas deben estar conscientes que, aunque sea sin intención, algunos usuarios se van a tomar a mal su mensaje.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados