• Marie Kondo, además de su programa, ha escrito cuatro libros sobre organización

  • La mujer aseguró que su nuevo negocio responde a solicitudes de sus fans

  • Su marca firmó una alianza con la empresa de ecommerce japonesa Rekuten

Hay varios elementos que constituyen a una marca de éxito. Por supuesto está la parte financiera y económica, el indicador más frío del triunfo (o fracaso) de un negocio. La identidad gráfica es generalmente lo que el público general identifica con más facilidad sobre una empresa en un momento dado. Por supuesto, también influye mucho la relación directa con el público en general. Pero también la congruencia es un elemento crucial para las compañías.

De acuerdo con PixelSpoke, la verdadera congruencia de una marca se alcanza cuando todos los elementos de su negocio y estrategia tienen la misma voz, ritmo y valores. Esto es crucial no solo por una cuestión de consistencia dentro de la empresa. Según Medium, permite a las empresas trabajar al unísono entre sus diferentes unidades, mejorando su efectividad. A eso se le debe de sumar que, según INC, permite incrementar mucho su capacidad de influencia.

Esta congruencia de marca no solo tiene un efecto positivo concreto cuando se sigue al pie de la letra. Cuando una empresa, celebridad u organización deja de tener esta consistencia, es posible que sea vulnerable a efectos negativos de similar escala y magnitud. Esto es mucho más cierto cuando los agentes empiezan a diversificar su portafolio de ofertas. Los nuevos emprendimientos deben estar alineados a lo que existe antes, para no generar un rechazo.

Marie Kondo y un caso de incongruencia de marca

Todo este preámbulo es crucial por el ejemplo que acaba de proporcionar una de las mujeres más influyentes que ha salido de Netflix. Marie Kondo, la popular gurú del orden y la limpieza dentro de la plataforma, acaba de lanzar una nueva unidad de negocio dentro de su sitio web, de acuerdo con la BBC. Pero, se trata de un proyecto que contrasta de forma notable con su programa. Se trata de una tienda en línea de varias decoraciones y productos para el hogar.


Notas relacionadas


A través de su sitio web KonMari, la mujer vende desde velas aromáticas de 86 dólares la pieza hasta bolsas para arreglos florales en unos 42 dólares. En una carta publicada dentro de la misma página, Kondo asegura que su programa no se trata de deshacerse de cosas. Más bien, significa “hacer espacio para objetos, personas y experiencias llenas de significado”. En una entrevista retomada por The Drum, asegura que su intención no es fomentar el desorden.

Consistencia ante todo

No se trata de la primera vez que una influencer relevante lleva a cabo una decisión que es contradictoria a la marca que se formó hacia sí misma. En marzo pasado se descubrió que la youtuber Rawvana, que decía tener una dieta vegana, comía carne de pescado a escondidas. Algo similar ocurrió un mes después con la celebridad Gigi Hadid. La mujer aceptó realizar una colaboración publicitaria con McDonald’s, que causó críticas intensas contra ambos agentes.

De inicio, podría parecer que Kondo no está realmente cometiendo una incongruencia de su marca. Al final, la carta que se publicó en su sitio apunta que su negocio y su programa de TV no son incompatibles. Sin embargo, ciertamente los argumentos parecen algo difícil de creer. En el mejor de los casos, es una estrategia no bien lograda para casar dos ideas en contraste. En la peor de las situaciones, es simplemente una excusa para calmar a las audiencias.

Si algo pueden aprender las empresas de esta mini-crisis de marca de Kondo, es a mejorar el lanzamiento de nuevas unidades de negocio. No es necesario que todas las iniciativas de una compañía estén relacionadas una con otra o se desarrollen en la misma industria, basta ver los proyectos de Apple y Amazon. Pero sí es importante que todos los nuevos proyectos estén bajo la misma línea de valores e ideas que sus antecesoras. Si no, ocurren este tipo de casos.

loading...