McDonald’s escogió a la influencer incorrecta y el consumidor se fue en contra de su estrategia

La marca se olvidó del consumidor y por escoger a la influencer incorrecta, el mercado castigó a la marca despreciando su estrategia de social media marketing.

McDonald's
imagen: instagram
  • La marca se olvidó del consumidor y por escoger a la influencer incorrecta, el mercado castigó a la marca despreciando su estrategia de social media marketing.

  • El consumidor de comida rápida gasta en mercados como el de Estados Unidos hasta 299 mil millones de dólares (2018), según estimados de NPD Group.

  • El mercado de comida rápida exige un motivo para consumir. Las marcas creen que un influencer es suficiente para crearle la necesidad, sin embargo, escoger al incorrecto es una lápida en la estrategia.

El consumidor del mercado de comida rápida está tan bien informado, que sabe muy bien las consecuencias de una mala dieta dentro de esta industria y a pesar de esto, se encuentra dispuesto a consumir los productos.

Su disposición lo hace dudar de acciones publicitarias donde el contraste entre su realidad y los personajes que promueven los alimentos que comerá, demuestra la mala concepción que la marca tiene de su consumidor.

El caso de McDonald’s

McDonald’s promocionó una publicación en Instagram donde colaboró con Gigi Hadid, una modelo con más de 42 millones de seguidores.

En la publicación se ve a la modelo apenas morder un papa frita, lo que detonó todo tipo de comentarios negativos en contra de la publicación, que fue promocionada por la cadena de comida rápida.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

pre festival with @mcdonalds yesterday❣️fed & hydrated, thanks friends ! 🌞🍟✨

Una publicación compartida por Gigi Hadid (@gigihadid) el

Las críticas dudaban que una modelo comiera papas fritas, por lo que McDonald’s falló en su estrategia de selección de influencer, porque el consumidor no se sintió identificado por la personalidad.

Escoger un mal “decisor” que motive una compra es un pecado que no se pueden permitir las marcas hoy en día, sobre todo porque el consumidor digital amplia sus críticas con el eco de las redes sociales.

La percepción del consumidor digital es muy sensible y ante cualquier error sabe castigar a las marcas o premiar a las que aciertan en su apuesta de hacer vivir experiencias.

Con esto en mente, tener un plan de expectativa de funcionamiento de la meta es fundamental en el plan de marketing.