IKEA reacciona al furor de Marie Kondo y lanza productos “por si te hacen feliz las cosas” o “por si no”

ikea-marie-kondo
Imagen: Facebook
  • Netflix decidió ir por Marie Kondo y su popularidad para lanzar ocho episodios que componen la primera temporada de su reality.

  • Netflix cuenta con más de 100 millones de suscriptores en el mundo, según datos que la propia compañía dio a conocer el año pasado.

  • Ahora IKEA hace una campaña atinada refiriéndose a la reina del orden.

Su primer libro vendió casi 9 millones de copias en todo el mundo y por supuesto que Netflix decidió ir por Marie Kondo y su popularidad para lanzar ocho episodios que componen la primera temporada de su reality.

Adiestra en la disciplina del orden a los habitantes de varios hogares desbordados en el área de Los Ángeles.

Es conocida por aconsejar a las personas a que adopten una lección de vida simple: rodearse de cosas que “te hagan feliz” y donar o tirar despiadadamente las “cosas que no” lo hacen, después de agradecerles.

Esta guía es un bálsamo para un tiempo en el que todos somos dueños de demasiadas cosas, y es exactamente lo que alguien necesita escuchar para deshacerse de esa camisa de 15 años que nunca encaja bien de todos modos.

De hecho, la revista Time incluyó a Kondo en su lista de las 100 personas más influyentes del planeta y los mesmerizantes videos en los que organiza cajones y dobla camisetas acumulan millones de visitas.

Pero Netflix no es la única marca que atañe a la popularidad de Marie Kondo, también IKEA. De la manera más acertada, lanzó dos productos: uno “por si te hacen feliz las cosas” y el segundo “por si no”.

Se trata de unos contenedores que procuran el orden de pequeñas cosas y un bote de basura en el caso de que el consumidor desee tirarlas con estilo, agradeciéndoles por su uso.

El movimento no pudo ser más acertado por parte de IKEA. En mercadotecnia sabemos que una vez más Netflix e IKEA demuestran que estar atento a lo que quiere el consumidor da ventajas, pues mucho se habla de diversas tendencias en los medios, pero no se había mencionado su preocupación por el orden.