• Desde finales de febrero hasta hoy las ventas en los establecimientos han bajado en un 40 por ciento y 50 por ciento.

  • Si el país entre a la tercera fase de contingencia, muchos restaurantes tendrá la capacidad de subsistir al menos dos semanas.

  • Otra empresa afectada es Aeroméxico

 

El primer caso de coronavirus en México fue diagnosticado a finales de febrero, la escalada en el país ha sido violento y éste ya está generando estragos en el país. Como primer síntoma está la Ciudad de México que con el transcurso de los días comienza a vaciarse, ésta es una de la ciudades más golpeadas por la infección.

Apenas el miércoles se registró la primera muerte en el país. La zonas céntricas de la ciudad y las grandes avenidas han ido bajando su tráfico y su actividad. Algunos usuarios de internet retrataban zona de la Condesa y la Roma vacías. Así ha sobrevivido la ciudad a ritmo lento y vacío. Los días recientes han incrementado los enfermos por el virus al tiempo que las calles se vacían y lo restaurantes cierran.

La industria restaurantera es de los primeros en sentir los estragos del coronavirus en la ciudad.

 

Bajas considerables

Desde finales de febrero hasta hoy las ventas en los establecimientos han bajado en un 40 por ciento y 50 por ciento, de acuerdo a lo dicho por Antonio Buendía, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados, CANIRAC.

El futuro aún se ve más complicado, según el presidente de la Canarac, si el país entre a la tercera fase de contingencia, muchos restaurantes tendrá la capacidad de subsistir al menos dos semanas. Según lo declarado por el presidente ante Expansión, “ya hay una repercusión económica, ha bajado el flujo de efectivo de las empresas. Si llegamos a una tercera fase de contingencia, entonces nos va a obligar a solicitar financiamiento por medio de la banca para obtener créditos a tasas blandas o apoyo del gobierno. Pero esperamos no llegar a esto”.

Otras empresas también han cerrado

Un corporativo que también decidió cerrar sus sucursales fue Alsea. En un evento muy discutido en redes sociales e incluso el presidente declaró, el corporativo dueño de marcas como Vips y Starbucks, llegó a un acuerdo con sus colaboradores.

La compañía mandó a sus colaboradores a tomar 30 días de descanso, sin goce de sueldo, bajo la categorización de permiso especial. De la misma manera que se emplea en España y que en esta contingencia aún implementaron, hablamos de empresas como Nissan e Iberia.

Esta medida para Alsea resulta conveniente pues implica la suspensión de contratos y una reducción al al mínimo de gastos. La decisión fue tan comentada que en redes sociales ya hay llamados para hacer boicot comercial a la empresa.

También puedes leer:

Aeroméxico

El endurecimiento en las políticas de vuelos hacia el extranjero, y el recrudecimiento en el porcentaje de ingresos han hecho que la contingencia signifique para esta compañía grandes pérdidas. Según la aerolínea, la dependencia de los ingresos en su red de vuelos internacionales es mayúsculo, el 51.2 por ciento de su facturación por la venta de boletos proviene de las rutas del extranjero. Por este concepto ingresan a la firma unos 35, 208 mil millones de pesos.

La compañía ya redujo en un 40 por ciento sus vuelo hacia Europa. Aeroméxico depende en su mayoría de sus rutas hacia Europa y Asia. Esta crisis le causará pérdidas de hasta el 20 por ciento en sus ingresos anuales, según pronósticos de Moody´s.