• De acuerdo con Google, se revisará si la función básica de las apps de hecho justifica rastrear la ubicación en segundo plano

  • Así pues, es probable que plataformas como Waze y Maps, así como servicios de transporte, obtengan los permisos

  • Contrario a otros sistemas operativos móviles, Google señala que estas restricciones también aplicarán en sus plataformas

Como un mercado general, las apps se convirtieron en uno de los conjuntos de herramientas más importantes para la audiencia. Así como sirven para monitorear un sinfín de elementos, también le ayudan a la gente a pedir servicios y productos a domicilio. Son también una gran forma en la que las empresas pueden interactuar con sus clientes, en especial para estrategias de marketing estacional. Hasta ya tienen un papel mucho más serio en temas como seguridad.

Por supuesto, el entorno de las apps no es perfecto, ni de cerca. De acuerdo con AppsFlyer, los usuarios frecuentemente se sienten cansados de estas plataformas y no tienden a sentirse muy dispuestos a conservarlas largo tiempo. Según Apogaeis, la experiencia y rendimiento de estos proyectos no siempre son las ideales. Y en información de Enterprise Resource Planning,  no siempre son capaces de encontrar justo a su audiencia objetivo de la forma más adecuada.

Fuera de estos desafíos de desarrollo, hay otras consideraciones en el espectro de interacción con los usuarios. Específicamente, en lo que se refiere a manejo de datos e información de los usuarios. Las apps se han convertido en fuentes excepcionales de insights sobre la audiencia para un sinfín de plataformas. Si bien esta cualidad las ha hecho grandes complementos para las estrategias de marketing, también han hecho que surjan varias cuestiones en privacidad.

Google prepara una nueva matanza de apps en la Play Store

Hace unas horas, la subsidiaria de Alphabet anunció que había eliminado casi 600 plataformas de su tienda de aplicaciones para Android. Hoy, de acuerdo con The Verge, realizó un anuncio que podría ponerle más tensión a los desarrolladores de su sistema operativo móvil. La marca de tecnología aseguró que empezará a poner nuevas restricciones a la forma en que las apps recolectan información de los usuarios. Específicamente, la geolocalización de las personas.


Notas relacionadas


De acuerdo con Google, se empezarán a poner nuevas restricciones que impedirían a las apps en Android rastrear la localización de los usuarios en segundo plano. Aquellas plataformas que aseguren que es algo necesario para su modelo de negocio, tendrán que pasar una revisión manual por parte de la tecnológica. Se espera que estas nuevas reglas empiecen a aplicar para todas las nuevas plataformas desde el tres de agosto, y todo el software en noviembre.

Un avance positivo para la privacidad de los usuarios

No es la primera vez que se levantan ciertas preocupaciones ante la forma en la que las apps móviles recolectan datos de los usuarios. Hace una semana, se dio a conocer que plataformas de organización para email espiaban los mensajes de su público, algo que las compañías han negado categóricamente. Facebook también se ha metido en controversias similares, en parte por la población infantil. También los programas deepfake han causado cierto nivel de pánico.

Se debe de aplaudir la decisión de Google de limpiar su Play Store de premisos invasivos. Hoy en día hay muchas apps que tienen requisitos exorbitantes en cuanto a datos e información a diferentes sensores de los smartphones. Esto, con el probable objetivo que los desarrolladores puedan empaquetar y después vender estos insights a otras empresas con fines de marketing. Así que es un buen paso adelante el empezar a limitar el acceso a datos de geolocalización.

Pero no basta con poner mayores restricciones al rastreo de la ubicación en segundo plano. Si Google quiere realmente comprometerse con la privacidad de sus usuarios, entonces debería extender restricciones similares a otros permisos extraordinarios. Por ejemplo, contactos o la capacidad de revisar y gestionar archivos. Hay apps que solo no deberían tener un control tan alto de los smartphones de sus usuarios. Así que todavía hace falta mucho por mejorar aquí.