• En cifras de Statista, para 2024 el mercado global de las apuestas en línea tendrá un valor de 94 mil 400 mdd

  • Por su parte, se estima que las apuestas en juegos deportivos generan ingresos por 250 mil mdd en todo el mundo

  • Tras la transacción con Disney, Fox Corporation mantiene sus grupos de deportes, noticiosos, de transmisión y de televisión

En los últimos meses, el mundo solo parece acordarse de Fox por su relación con Disney. Y es que tras la multimillonaria venta de muchas de sus unidades de negocio a la casa del ratón, parece que solo se le menciona en el ciclo de noticias por el impacto que tendrá la transacción a futuro. Pero no hay que olvidar que esta decisión fue tomada, al menos en teoría, para consolidar y enfocar su estrategia de negocio. Y ahora, la compañía se va a aventurar en el mundo de las apuestas.

De acuerdo con Bloomberg, la compañía comprará 4.99 por ciento de la gigante de apuestas canadiense Star Group. La suma de la transacción se calculó en 236 millones de dólares (mdd). Con este movimiento, Fox no solo podrá ser parte del éxito de un negocio cuyas acciones se han apreciado en 5.9 por ciento desde principios del año. Además, se le abre la posibilidad de reafirmar su posición como líder en la industria del deporte, al menos en Estados Unidos.

Como parte de la transacción, Star Group y Fox acordaron lanzar una plataforma conjunta de apuestas, Fox Bets. El servicio se lanzaría a finales de 2019 y tendría dos modalidades. En la primera, se ofrecerá gratuitamente dinero y premios por adivinar resultados deportivos. La otra dejará a la audiencia arriesgar su dinero en los estados que así lo permitan. Como parte del trato, Star Group podrá anunciarse en los sitios de Fox por hasta 25 años.

La apuesta de Fox por las apuestas

Fox difícilmente es pionero en las apuestas de deportes. En 2018, Network News Wire reafirmaba que compañías como Caesar Entertainment, MGM Resorts International, Penn National Gambling y otras estaban invirtiendo en este negocio. Incluso medios como The New York Times y CNBC crearon extensas piezas sobre las posibilidades a futuro de esta forma de entretenimiento. Pero la iniciativa de Fox podría ser particularmente beneficiosa.

La compañía de medios todavía conserva sus unidades de creación de contenido y retransmisión de eventos deportivos. Disney no puso las manos sobre sus derechos sobre la NFL y la MLB. La empresa  también mantiene el fútbol universitario y los enfrentamientos de la WWE. Entrar al mundo de las apuestas significa que podría duplicar sus ingresos por cada transmisión. O sea, ganar tanto por los ratings como en una de las actividades secundarias alrededor del fenómeno.

Por otro lado, la decisión de Fox suena rara. Su justificación para vender a Disney fue, como ya se ha reiterado, enfocar su negocio. Específicamente, encauzarlo a contenidos en entretenimiento, noticias y deportes. Si bien las apuestas son un negocio secundario a éste último, no encaja con la categoría principal. La cadena podría estar, de nuevo, cometiendo el error de sobre-diversificarse y, dentro de algunos años, verse forzada a vender de nuevo sus unidades de negocio “sobrantes”.

loading...