• Parte de las discusiones utilizaban lenguaje codificado, difícil de identificar para personas ajenas al tema

  • De acuerdo con Zariance, un usuario promedio de Facebook pasa 35 minutos al día en la plataforma

  • En julio de 2018, Facebook estimó que 200 millones de personas formaban parte de algún grupo

En las últimas semanas se ha visto claramente cómo Facebook se ha esforzado por mejorar la visión de su compañía. Recientemente anunció que había logrado eliminar más de tres mil millones de cuentas falsas (una cifra superior al número de usuarios activos en la plataforma para abril de 2019). Y hace unos días, lanzó un conmovedor comercial promocionando su función Groups. Irónicamente, sus grupos han metido a la empresa en su nuevo escándalo.

De acuerdo con Mashable, la red social fue acusada por una organización de derechos de los animales. Lady Freethinker señaló en un reporte que es muy sencillo encontrar en Facebook publicaciones que promueven las peleas de perros. Esto a pesar que las mismas políticas de uso de la plataforma prohíben dichas actividades. La institución acusó a la empresa de Mark Zuckerberg de ser negligente en asegurar el cumplimiento de su propio código de conducta.

Lady Freethinker detectó al menos dos mil publicaciones que promovían peleas de perros entre octubre de 2018 y febrero de 2019. Al menos 160 mil 563 usuarios discuten regular y activamente el tema desde sus cuentas, sin ningún tipo de penalización. Y otras 150 páginas, perfiles y grupos especializados en esta práctica también fueron descubiertos. De los 26 contenidos reportados por la organización, Facebook solo habría retirado seis.

Un mensaje contradictorio de parte de Facebook

Cada vez hay una presión más grande sobre las redes sociales y otras plataformas digitales para controlar el contenido generado por los usuarios. Facebook, ante críticas por la falta de seguridad en su plataforma, presumió una enorme inversión en proyectos relacionados. Los anunciantes de YouTube también están regresando a la TV tradicional por los riesgos de marca. Hasta Google se ha visto afectado por no revisar con cuidado campañas search.

Pero este caso particular es todavía más grave. En una entrevista con The Guardian, la fundadora de Lady Freethinker Nina Jackel acusó a la red social de no estar a la altura de su reputación. “Facebook es usada muchas veces como una plataforma para promover cambios positivos. Pero como el reporte muestra, no está logrando proteger a animales inocentes de abuso y una posible muerte. […]. Es cómplice en la perpetuación de estos actos criminales”.

La noticia incluso pone un tono de hipocresía en los más recientes esfuerzos de Facebook. Su campaña More Together, enfocada a recuperar la confianza del público y su reputación, está basada precisamente en su herramienta Groups. La pinta como un espacio donde las personas pueden recuperar la interacción social que parece casi perdida en la plataforma. El que se promuevan peleas de perros en estos canales es un golpe duro a sus esfuerzos.

No hay una solución fácil al problema de Facebook. La compañía seguirá en campañas para mejorar su reputación de marca y viéndose envuelta en escándalos que echen por tierra estos esfuerzos a menos que haga cambios profundos. Es indudable que el problema de la red social es, en parte, una situación de relaciones públicas. Pero también tiene que ver con la calidad del servicio que ofrece. Y mientras ésta no mejore, tampoco solucionará sus retos.

loading...